28 abril 2010

Fantasmas del pasado

Dice Pepiño Blanco que el Partido Popular agita a los falangistas…. Pero olvida que si hoy Falange está en la portada de todos los periódicos no es por el PP, sino por la importancia que ha querido darle la extrema izquierda, con la complicidad del PSOE. Porque por todos es sabido que los extremos se tocan, se retroalimentan.
Si hoy hablamos de Falange es porque los nostálgicos del guerracivilismo han visto una conspiración franquista donde tan sólo hay derecho procesal. Falange sale en el telediario, y la izquierda radical con sus exabruptos verbales también. Uno no sería nada sin el otro. Así de simple.
El problema es la actitud del PSOE: callar o incluso defender a un juez que siempre han odiado. ¿Por qué? Les han puesto en bandeja lo que siempre buscan. Uno, distraer la atención de los verdaderos problemas del país. Y dos, agitar el fantasma de la Guerra Civil (lo que Felipe convirtió en dóberman) para intentar sacar rédito electoral, el ya conocido “¡Qué viene la derecha!” que atizan cuando las encuestas no les son favorables.

Seamos sinceros: a Garzón le tienen ganas todos, jueces progresistas como conservadores, por haber jugado a político. Ni torturadores ni gaitas (por cierto, el fiscal que dijo eso tiene su memoria histórica muy corta, porque era fiscal bajo el franquismo). Falange tan sólo encontró un motivo para encausarle, y si ese motivo está dentro de la ley, es perfectamente lícito por muy buenas que fueran las intenciones de Garzón.

A Garzón no se le encausa por investigar el franquismo, como pretende vender la izquierda, sino por prevaricar. Así de simple. No tenía competencias para abrir fosas e intentar juzgar a Franco, que está muerto, y que yo sepa los muertos no se pueden juzgar.

Nadie en España está por encima de la ley por muy juez estrella que sea. Nadie es perfecto, y Garzón como humano puede cometer errores. . Convertir esto en una especie de ataque a la democracia es un disparate. Los que dicen esto olvidan que el único ataque a la democracia es no respetar la separación de poderes, y si de verdad creen en Garzón, que confíen en la justicia en vez de sacar los fantasmas del pasado.

1 comentario:

Idiomas del planeta dijo...

Los jueces tendrían que pasar inadvertidos, por su propia seguridad, ya que si un delincuente peligroso no sabe qué juez le ha enviado a prisión, será más difícil que pueda vengarse de dicho juez.
Un juez debe intentar ser lo más imparcial posible, porque si es parcial no puede impartir justicia.
El juez Garzón quiere ser una estrella mediática, y además toma parte, se significa políticamente, ergo, no tendría que estar ejerciendo la judicatura. Tendría que dedicarse a otros menesteres. Además, eso de remover la porquería de la guerra civil... está muy feo, ya que hubo una amnistía general, y con la Constitución de 1978 se propusieron los políticos mejorar España entre todos, olvidando antiguas rencillas y odios. Pero como Zp y los suyos no saben, o no saben y no quieren gobernar bien, se dedican a enfrentarnos, a dividirnos y a distraernos de lo mal que lo están haciendo.
Si quieres reírte, visita meZPartoderisa.blogspot.com
Buena página ésta.