29 abril 2010

Santiago Carrillo, otro asesino en vías de Mitificación

El destinado a la gloria de los asesinos no es otro más que Santiago Carrillo, aquel que durante la Guerra Civil española, allá por 1936, fuese designado Consejero de Gobernación de la ciudad de Madrid, desatando de esta manera una ola de terror y la masacre de prisioneros en las carceles y calles de aquella ciudad; este mismo individuo fue elevado al grado de 'Doctor Honoris Causa' en reconocimiento a "sus extraordinarios méritos, y de forma significada a su contribución a la política de reconciliación nacional" por la Universidad Autónoma de Madrid, recinto cultural ubicado en la misma ciudad donde, otrora, hubiese cometido sus crímenes y por su rector socialista perdido.

Santiago Carrillo mato a más de 4.000 personas en Paracuellos del Jarama, cientos de ellos niños y mas de 250 religiosos entre ellos, y no solo no se arrepiente de ello, lo esconde como hacen las serpientes, no da la cara, es un cobarde que no reconoce sus criminales actos. Riete ahora Carrillo, viejo despreciable, riete, por que cuando mueras y seas juzgado por Dios, se te va a cortar la risa ipso facto.

¿No quieren memoria Histórica? ¿Acaso habría más memoria histórica que sacar a la luz pública al genocida de Paracuellos, que todavía vive? Carrillo debería ser juzgado antes de su muerte, su nombre y apellidos son sinónimos de muerte, genocidio, odio...

Un personaje histriónico que ahora es paseado por las emisoras y universidades del régimen zapateril con el fin de distraer y calentar al personal con sus batallitas en la guerra civil, que perdió habiendo dejado el personalmente un reguero de muertos por la zona de Paracuellos y con el fin de reforzar los argumentos de la "Memoria Histórica" del abuelo de Zapatero con el fin de aumentar la tensión sobre cuestiones de este tipo y asi distraernos sobre el negro presente y futuro económico que tenemos.

Con motivo de la campaña de apoyo a Garzón ahora va ahora pregona apoyado por los muertos vivientes y los vividores de esta izquierda vergonzosa, que está ahora mismo en el poder que "los fascistas vuelven a mandar en España". ¿Se referirá a Zapatero? y aclara que no, que es Falange Española, el partido de Franco, el partido que mató a tanta gente en las cunetas, en las tapias de los cementerios, que tiene una historia sórdida y terrible, "Aparte que me tiznas", dijo la sartén al rabo.

Cuando llega la senectud existe una tendencia a cambiar los hechos y borrar de la memoria aquellos hechos que nos averguenzan y cambiarlos por victorias y exitos, asi el Sr. Carrillo se ha olvidado que se libró de la carcel porque cuando tenia que seguir luchando para defender sus principios y salió huyendo cobardemente de España hacia donde no lo alcanzara la justicia y justo volvió cuando supo que los españoles que si sufrieron la posguerra, estában dispuestos al olvido y el perdón. Sigue igual de cobarde y mala persona.

28 abril 2010

Fantasmas del pasado

Dice Pepiño Blanco que el Partido Popular agita a los falangistas…. Pero olvida que si hoy Falange está en la portada de todos los periódicos no es por el PP, sino por la importancia que ha querido darle la extrema izquierda, con la complicidad del PSOE. Porque por todos es sabido que los extremos se tocan, se retroalimentan.
Si hoy hablamos de Falange es porque los nostálgicos del guerracivilismo han visto una conspiración franquista donde tan sólo hay derecho procesal. Falange sale en el telediario, y la izquierda radical con sus exabruptos verbales también. Uno no sería nada sin el otro. Así de simple.
El problema es la actitud del PSOE: callar o incluso defender a un juez que siempre han odiado. ¿Por qué? Les han puesto en bandeja lo que siempre buscan. Uno, distraer la atención de los verdaderos problemas del país. Y dos, agitar el fantasma de la Guerra Civil (lo que Felipe convirtió en dóberman) para intentar sacar rédito electoral, el ya conocido “¡Qué viene la derecha!” que atizan cuando las encuestas no les son favorables.

Seamos sinceros: a Garzón le tienen ganas todos, jueces progresistas como conservadores, por haber jugado a político. Ni torturadores ni gaitas (por cierto, el fiscal que dijo eso tiene su memoria histórica muy corta, porque era fiscal bajo el franquismo). Falange tan sólo encontró un motivo para encausarle, y si ese motivo está dentro de la ley, es perfectamente lícito por muy buenas que fueran las intenciones de Garzón.

A Garzón no se le encausa por investigar el franquismo, como pretende vender la izquierda, sino por prevaricar. Así de simple. No tenía competencias para abrir fosas e intentar juzgar a Franco, que está muerto, y que yo sepa los muertos no se pueden juzgar.

Nadie en España está por encima de la ley por muy juez estrella que sea. Nadie es perfecto, y Garzón como humano puede cometer errores. . Convertir esto en una especie de ataque a la democracia es un disparate. Los que dicen esto olvidan que el único ataque a la democracia es no respetar la separación de poderes, y si de verdad creen en Garzón, que confíen en la justicia en vez de sacar los fantasmas del pasado.