24 septiembre 2008

Falacias y contradicciones de Solbes desde que tiene "uso de razón"

Tras reiterar una y otra vez la fortaleza económica de España para afrontar sin preocupación las turbulencias financieras y efectos del pinchazo inmobiliario, el ministro de Economía, Pedro Solbes, ha reconocido este martes que nos enfrentamos a la "peor crisis desde que tengo uso de razón, y tengo 66 años". Desde 2007, cuando los "antipatriotas" empezaron a advertir la gravedad de la situación, Solbes ha mantenido todo este tiempo un discurso lleno de contradicciones y falacias que el tiempo se ha encargado de desmontar por completo sus mentiras, las mentiras de Zapatero y del PSOE.

¿Ignorancia u ocultación de la verdad? Solbes, ha reconocido, al fin, lo que muchos (incluido el PP) venían advirtiendo desde hace tiempo. Asistimos a la "peor crisis de la que yo tengo conocimiento, desde que tengo uso de razón, y tengo 66 años".

Solber ha dicho que es difícil compararla con la crisis del 29, pero sí es cierto que hay una serie de factores que han afectado al crecimiento en EEUU y Europa. Y cómo no, también a España que, tras el pinchazo del ladrillo y el estallido de la crisis crediticia internacional, afronta uno de los peores escenarios económicos en décadas.

Eso sí. Según Solbes, "siempre dijimos que el año 2008 sería muy difícil" para España. ¿En serio?.

Solbes ha estado callado todo este tiempo y ha dejado hacer. Ha permitido que el inútil de Zapatero siga con su estrategia de más y más gasto público que tan cara nos va a salir, porque va a disparar aún más el déficit público, lo que implicará, necesariamente y por desgracia, que los tipos de interés suban, la inversión y el consumo no remonten el vuelo y el desempleo continúe con su carrera alcista.

Solbes ha consentido también que la política económica de esta legislatura se limite a cuatro medidas populistas de cara a la galería en lugar de forzar, cuando menos, los debates acerca de las reformas que necesita este país para combatir una inflación, un déficit y un desempleo galopantes, mientras muchas familias y empresas se las ven y se las desean para salir adelante ante la carestía de la vida y la escasez de financiación que reina en estos momentos en nuestro país. Mientras sucedía todo esto, Solbes permanecía en silencio, sin decir apenas esta boca es mía y perdiendo un tiempo precioso para amortiguar, primero, la dureza con la que nos está golpeando y nos va a golpear la crisis y, después, para conseguir superarla lo antes posible, porque lo que se adivina detrás de la profunda caída del crecimiento, que puede extenderse dos años más, y no uno como dice el Gobierno, es una larga etapa de estancamiento económico.

Si Solbes hubiera hablado en su momento, Zapatero, probablemente, no hubiera tenido más remedio que empezar a tomar medidas... ( si hablar de las repercusiones que hubiera tenido el PSOE en las pasadas elecciones generales) o cesar al vicepresidente económico. Pero, al callar, con su silencio culpable, Solbes se ha convertido en cómplice de unas actuaciones disparatadas en unos casos y de una dramática inacción en las demás que la economía española va a pagar muy caras.

Ahora que ya admite no sólo que estamos en crisis, sino también que ésta es muy grave, Solbes debería ser consecuente con sus palabras y empezar a hacer lo que exigen las circunstancias, que no es, ni más ni menos, que lo que se espera de su cargo y detrás de el, Zapatero por ocultar las evidencias que ya denunciaba el Partido Popular.

España NO se merece a un gobierno que mienta. (Rubalcaba).