08 mayo 2008

La crisis económica ya está aquí.

Sin embargo, no ha hecho más que empezar, según denuncia la Fundación para el Análisis y los Estudios Sociales (FAES). El Gobierno sigue negándose a hablar de crisis, pese a la avalancha de datos negativos de la economía nacional.

El problema es que el PSOE falla en el diagnóstico y se niega a adoptar las medidas económicas que España necesita con urgencia.

España crece menos y mucho peor que hace cuatro años, tal y como constata la avalancha de datos negativos que padece la economía nacional desde hace meses: Aguda caída del crecimiento económico, abrupta subida del paro, inflación desorbitada, insostenible déficit exterior, cierre de miles de empresas, elevación de la morosidad, caída en picado de la confianza, encarecimiento de las hipotecas.

Pese a ello, ZP y sus acólitos ministros económicos, Solbes y Sebastián, se niegan a hablar de crisis y califican de antipatriotas a quienes simplemente llaman a las cosas por su nombre. El problema es que, al negar la crisis, renuncian a adoptar las medidas económicas que España necesita con urgencia.

Esta crisis bestial se podía haber evitado, ya que fue pronosticada desde, al menos, 2006 por prestigiosos economistas que alertaron sobre los efectos perniciosos de la política económica de los nefastos Zapatero, Solbes y Sebastián: excesivo crecimiento del gasto público, subida de los impuestos, aumento del intervencionismo gubernamental en las empresas (véase la OPA sobre Endesa), politización y pérdida de crédito de los organismos reguladores o la ausencia de reformas económicas estructurales.

Además, la mayoría de los analistas independientes augura un drástico recorte de la actividad económica y una brutal subida del paro. Así, los datos existentes hasta el momento no dejan lugar a dudas:

1. Rápido deterioro de la actividad económica.

2. Subida del desempleo: Es decir, cada día, más de 2.700 personas pasan a engrosar las listas del desempleo. A este ritmo, a finales de 2008 se puede haber generado un millón de nuevos parados en un solo año.

3. La inflación, desorbitada.

4. Déficit exterior: Se ha disparado hasta el 10 por ciento del PIB.

5. Encarecimiento de las hipotecas: El Euribor estaba en el 2,05 por ciento en marzo de 2004. De este modo, por una hipoteca media (150.000 euros a 30 años a Euribor + 0,5 por ciento, la más habitual) hoy un español paga cada año 3.084 euros más que cuando Zapatero llegó al Gobierno, es decir, 260 euros más al mes.

6. Incremento de la morosidad y cierres de empresas: Los datos oficiales ponen de manifiesto un drástico incremento de la morosidad crediticia y la morosidad empresarial.

Sin embargo, sólo mintiendo a los españoles Zapatero, Solbes y Sebastián pueden atribuir la crisis de la economía española a “factores externos”. Por otra parte, no es un problema del ladrillo, sino del conjunto de la economía española. Así, tal y como afirma el Banco de España en su Boletín Económico de abril, la economía española registra una profunda desaceleración en todas las ramas de actividad.

Y tenemos 4 años por delante de PSOE...