11 marzo 2008

Resaca electoral

La victoria del PSOE puede haber decepcionado, e incluso llevado a un irremediable fatalismo a tantos y tantos ciudadanos que durante cuatro años de nefando gobierno zapateril han visto cómo se lanzaban continuos órdagos a la unidad, libertad e igualdad de los españoles. Más aún, los modos –todos lo hemos visto– han sido, sí, zafios y mezquinos, como amparándose en lo que semeja un imparable descenso a los infiernos de la vulgaridad y el proselitismo mediáticos más descarados.

Sí, todo eso es verdad. Pero de los resultados obtenidos en los últimos comicios hay signos que auguran, si no consolidan ya de facto, la extensión y el fortalecimiento de un movimiento social abanderado por el único partido que, al menos hoy por hoy, puede defender las garantías constitucionales en una España amenazada por muy diversos frentes, el Partido Popular. Eso sí, con la confianza en que a corto plazo la izquierda nacional acabe aglutinada en el liderado por Rosa Díez. Precisamente la Fundación DENAES para la Defensa de la Nación Española se ha ocupado, desde su origen, en poner de relieve y denunciar tanto las amenazas explícitas como las implícitas que acechan a la Nación española.

Que la derrota del PP no se sobredimensione, ni eche por tierra el liderazgo de Rajoy, ni, menos aún, provoque conclusiones tan absurdas como atribuir al "caso Gallardón" un supuesto efecto negativo, especialmente delirante a la luz de los resultados.

Pasada la resaca electoral conviene hacer un análisis más sosegado que evite tanto los consuelos absurdos como los no menos injustificados catastrofismos. Si exagerado hasta lo ridículo nos pareció el triunfalismo vivido en Génova la noche electoral –declaraciones de Pío García Escudero y botes de Rajoy ante la afición incluidos–, no menos injustificadas nos han parecido algunas voces que este lunes prácticamente incitaban al líder del PP a arrojar la toalla, al tiempo que pedían un profundo cambio en la dirección del principal partido de la oposición.

Ni una cosa ni otra se sustentan a la luz de los resultados. Es innegable que la nihilista estrategia liderada por Zapatero –llamémosla Pacto del Tinell, "cordón sanitario" o "frente anti-PP"– ha conseguido que cientos de miles de votantes nacionalistas y de IU compensaran la ocultada pero innegable pérdida de cientos de miles de votos más "centrados" que el PSOE ha sufrido como consecuencia de su deriva radical y nacionalista.

Ha sido el monumental trasvase hacia el PSOE de votos procedentes de la izquierda y del nacionalismo el que ha permitido, con un diferencial a su favor de poco más de 38.000 votos, compensar los más de 700.000 votantes que el PSOE ha perdido en favor de UPD y el PP. De hecho, el Partido Popular ha tenido los segundos mejores resultados de toda su historia, con más de 400.000 votos más que en las pasadas elecciones, un resultado que bien le podría haber dado una ajustada victoria electoral de no haber fagocitado el PSOE a sus radicales compañeros de viaje.

Valga esta reflexión para que la derrota del PP no se sobredimensione, ni eche por tierra el liderazgo de Rajoy, ni, menos aún, provoque conclusiones tan absurdas como atribuir al "caso Gallardón" un supuesto efecto negativo, que resulta especialmente delirante si vemos el histórico triunfo cosechado por el PP en Madrid.

Si no cabe el catastrofismo en las filas del PP, todos debemos ser conscientes, sin embargo, del preocupante panorama al que se enfrenta nuestro país: Zapatero tiene, aritméticamente, distintas posibilidades de gobierno. Un pacto de legislatura con CiU sería por sí solo suficiente para la gobernabilidad, si bien esta es una posibilidad harto dudosa, pues ni a Zapatero le interesa tensionar sus relaciones con el PSC, ni al partido de Mas favorecer la gobernabilidad de quienes en Cataluña mantienen a su partido en la oposición.

Zapatero puede, sin embargo, reeditar el pacto con sus disminuidos socios de Esquerra e IU, ampliándolo con el apoyo del BNG, y sin olvidar nunca al PNV. De hecho, Zapatero también puede gobernar en solitario llegando a acuerdos puntuales con las distintas formaciones para según qué temas. No obstante, ningún giro al centro sería creíble por parte de un Zapatero al que le interesa conservar el electorado logrado con su apuesta radical.

Un país al que le acecha la crisis económica y la liquidación de su régimen constitucional, gobernado por un nihilista como Zapatero, al que no le importa los dramas ni las tensiones si eso redunda en su propio beneficio, es un panorama lo suficientemente preocupante como para, encima, someter desde dentro a innecesarias convulsiones al principal partido de la oposición. Los resultados son lo suficiente buenos para que no le falten ánimos a quien, como Rajoy, solo se le puede pedir voluntad para seguir adelante.

Ahora, pues, tras una victoria tan compleja y ese aviso etarra ad posteritatem maculado de sangre, el PSOE no tiene más remedio, quiéralo o no, que definirse. Y ahí está un Partido Popular recién fortalecido, más cohesionado que nunca y jamás tan bragado en la defensa de la Nación española para que, si Zapatero se decide por la última opción, pueda llegarse un gran pacto de Estado a través del cual se reformen las instituciones y se solucionen por fin los cada vez más acuciantes problemas de los españoles: el terrorismo, la amenaza separatista y una inmigración descontrolada que acabará pasando factura en medio de una brutal crisis económica. Si, por el contrario, persiste el Gobierno en las cesiones a los enemigos de España y en la destrucción del poco entramado constitucional aún virgen, habrá que dar la razón a los pesimistas de hoy y temer una ruptura social y política en esta gran Nación de dramáticos e impredecibles efectos.

08 marzo 2008

Violencia de género, otra fracaso de ZP

A pesar de toda la demagogia que se hace desde las altas esferas socialistas, las medidas adoptadas para luchar contra la violencia de género han resultado un estrepitoso fracaso. En lo que va de año, a la hora en que escribo estas letras, ya se han contabilizado 17 de mujeres asesinadas por violencia de género.

Seguramente, los colectivos feministas de izquierda, ciegos ante los hechos y la realidad que vivimos, nieguen este fracaso, pero los datos son tozudos y están en la calle. Datos tan elocuentes y sorprendentes como el que apenas se cuente con 30 policías nacionales para proteger a 7.000 mujeres, cuyas ordenes de protección les desbordan y traumatizan. Estos pocos policía se ven impotentes para proteger a tantas mujeres amenazadas por sus parejas, no creo que nadie se atreva a discutir que son insuficientes. Estos datos demuestran que para Zapatero la violencia de género es solo una coartada de propaganda y demagogia.

Eso no es todo. Si hay pocos policías para atender las ordenes de protección, en el caso de los psicólogos aún es peor. Su cifra, ninguno. Y todo porque la evaluación de riesgo de cada víctima la hace un programa informático, en vez equipos médicos.

Pero aún es peor. Resulta que esos escasos treinta policías encargados de las órdenes de protección, no cuentan con vehículos oficiales para ello, teniendo que utilizar los suyos particulares cuando tienen que acompañarlas a juzgados y casas de acogida.

Todo estos hechos contradicen la euforia zapateril-socialista y dejan en muy mal lugar al hasta ahora presidente, el cual, insisto, utiliza la violencia de género para hacerse propaganda y vender humo. El fracaso de sus medidas es más que evidente.

En 2004 cuando tomó posesión de su inesperado cargo, prometió solemnemente que acabaría con el machismo criminal. Ya finaliza su mandato y conocemos que en realidad poco o nada ha hecho para que haya suficientes medios materiales y humanos que protejan a las mujeres amenazadas.

Se ha demostrado que no es suficiente con aprobar una ley integral para luchar contra la violencia de género, eso solo es una herramienta, si no se acompaña de los medios necesarios para llevarla a la práctica, el fracaso está garantizado. El gobernante no solo tiene que legislar. Además tiene la obligación de facilitar los medios, los funcionarios, el presupuesto y la energía que sean necesarios para proteger a las mujeres amenazadas. Para eso uno tiene que estar firmemente convencido de lo que está haciendo. Pero ese no parece ser el caso de Zapatero.

Lamentablemente, Zapatero piensa que con hacer leyes es suficiente. No es el único ejemplo, ahí tenemos la Ley de Paridad o la tan cacareada Ley de Dependencia. Aprueba el texto legal, lo vende a las mil maravillas, incluso convence a muchos de que son una realidad exitosa, pero lo cierto es que se olvida de lo principal, que para llevar a la práctica estas iniciativas se necesitan recursos humanos, dinero y ganas de implantarlas en nuestras calles y plazas. Otra vez vuelve a olvidar a los ciudadanos.

Tristemente Zapatero es el campeón de la demagogia y la propaganda, olvida que la violencia de género es un asunto muy grave con el que no caben bromas. Todos, y él más que nadie, somos responsables de que el pasado año murieran 74 mujeres, la peor cifra jamás conocida. Son demasiadas, siempre son demasiadas, pero, independientemente de los culpables materiales de esos crímenes, todos deberíamos preguntarnos que podemos hacer para evitarlo. Basta ya de palabrería, hay que tomar iniciativas de verdad. ¡¡Ni una mujer asesinada más!!.

Cuando los datos nos desbordan, la ocurrencia de Zapatero es, si sigue siendo presidente, convocar una Conferencia de Presidentes Autonómicos. A estas alturas y con una situación tan grave, a mí me parece una burla y una tomadura de pelo.

Es hora de cubrir las carencias humanas y materiales que antes he mencionado, pero además hay que poner en práctica nuevas medidas y nuevas herramientas que aseguren la integridad de las mujeres amenazadas. Algunas podrían ser: planes personalizados de seguridad; reformas legales para que los quebrantamientos de las órdenes de protección puedan ser tratados en juicios rápidos; eliminar algunos atenuantes que persisten en nuestra legislación actual; sin olvidar el incremento importante de policías dedicados exclusivamente a la violencia de género y la implantación de sistemas de comunicación directa entre ellos y las mujeres amenazadas.

Basta ya de demagogia. Hay que arremangarse y trabajar sin descanso para que las mujeres que hoy se sienten amenazadas puedan vivir en paz. Se lo debemos.

07 marzo 2008

Motivos para desconfiar de Zapatero

Zapatero pide que le voten con todas las fuerzas. Dice que hay motivos para creer. El Partido Popular ha analizado el documento “100 motivos para creer” y ha llegado a la conclusión de que el centenar de argumentos que utilizan los socialistas, más que motivos para creer, son razones para desconfiar.

- Es curioso que en el documento no aparezca ni siquiera mencionado el tema del terrorismo. No hay motivos para creer en Zapatero en materia de terrorismo.

- Tampoco existe un apartado relativo a la igualdad. Una nueva muestra de que más allá de la demagogia y la propaganda, Zapatero carece de propuestas para la mujer.

- En materia de economía, no se habla ni de las hipotecas, ni del alto endeudamiento de las familias y ni de la pérdida de poder adquisitivo de los salarios.

Bienestar social y empleo
Empleo


- Zapatero promete crear dos millones de nuevos empleos, bajar la tasa de paro al 7% y la de temporalidad al 25%. Pero en este documento no concreta ni una sola de sus medidas de empleo. No define su modelo de política económica, qué va a hacer para que se cree en España empleo de calidad, ni cómo se van a mejorar las cualificaciones profesionales.

- Promete desarrollar el Estatuto del Trabajador Autónomo, como si fuera un avance. Tuvieron tiempo de hacerlo en esta legislatura, pero prefirieron llenar de promesas incumplidas a un sector muy castigado por el Gobierno de Zapatero.

- Resalta como promesa estrella la subida del Salario Mínimo Interprofesional, sin tener en cuenta que esta medida afecta sólo a 109.000 trabajadores. Para el resto de trabajadores, que ven cómo sus salarios son los que más se han reducido de la Unión Europea, no propone nada.

- Promete el empleo de calidad entre los jóvenes, perpetuando su condición de becarios, a través de un Estatuto del becario en sus empresas.

Familias

- Zapatero recicla la promesa incumplida del Programa Electoral de 2004, de crear 300.000 plazas en escuelas infantiles. Entonces prometían 1.000 millones de euros para hacerlo. Ahora, ni siquiera se compromete en cuanto al gasto. Lo incumplió una vez y lo promete de nuevo.

- Recicla también la promesa incumplida del Programa Electoral de 2004, de ofrecer el servicio de salud bucodental a los niños de hasta 15 años. Es una promesa repetida y a la baja, porque en su programa electoral de 2004, la promesa era también para las personas con discapacidad. Además, en el ámbito de la gestión, de momento, el Gobierno únicamente ha planteado este servicio para niños de 7 y 8 años, y sólo se ha aportado un presupuesto de 12 millones de euros.

- Propone ampliar el permiso de paternidad en dos semanas cuando resulta que los socialistas votaron en contra de esta propuesta, presentada por el Partido Popular en el Congreso.

- Propone ampliar el permiso de maternidad para segundo y tercer hijo, pero sólo para familias monoparentales.

- Promete asegurar la implantación de la Ley de Dependencia, pero no compromete ni un solo euro más, que es lo que hace falta para hacer eficaz esta ley, aprobada con el apoyo del Partido Popular.

Pensiones y mayores.

- Zapatero promete elevar las pensiones mínimas hasta 850 al mes para las de jubilación con cónyuge a cargo y 700 para las personas que viven solas. Pero omite decir que es un propósito para toda la legislatura, lo que significa que al final, la subida se verá prácticamente compensada con la obligación de actualizar la cuantía de la pensión según el IPC. Tampoco ha previsto en su memoria económica los fondos necesarios para afrontar esta subida.

- Dice además que esta subida se extenderá a las viudas. Las mismas viudas para las que el PSOE ha incumplido su promesa de elevar el porcentaje de cálculo de la pensión hasta el 70%. Esta promesa, curiosamente, no la recicla.

Discapacidad

- Zapatero anuncia que creará en cuatro años 200.000 empleos de calidad para personas con discapacidad, cuando ha incumplido su promesa del Programa Electoral de 2004, de aprobar un plan estatal de formación y promoción del empleo de las personas con discapacidad 2004-2008.

Jóvenes

- Zapatero promete extender las ayudas de 1.600 euros para estudiar inglés en el extranjero para menores de 30 años, cuando ese dinero apenas llega para nada. El Partido Popular sí propone una inmersión real en inglés y por eso pondrá en marcha becas de estancia en el extranjero de al menos seis meses por estudiante.

- Sorprende además, que el PSOE, el mismo que prometió un Ministerio de la Juventud en 2004, seleccione ahora como un motivo para que los jóvenes le voten los autobuses nocturnos.

Vivienda

- La primera promesa es una copia exacta de la que presentó el PP en septiembre del año 2007, un Acuerdo-Pacto para la política de vivienda. Zapatero no propone ni una sola medida para ayudar a las familias a hacer frente al pago de la hipoteca. Únicamente se refiere a la vivienda protegida.

- Además, reconociendo el fracaso de su Sociedad Pública del Alquiler, propone ahora mejorar la seguridad jurídica del alquiler.

Fiscalidad


- El PSOE no tiene política fiscal. No sabe hacerla. Zapatero tuvo que modificar sobre la marcha su propuesta estrella de renta (la reducción de 400 euros), que empezó sólo para pensionistas y trabajadores, y –ante las múltiples críticas- acabó nueve días después extendiéndose a los autónomos.

- El cheque-voto de los 400 euros no compensa los 450 euros que pierden todos los contribuyentes que se acaban de comprar una vivienda o pensaban hacerlo, puesto que el gobierno socialista ha reducido las ayudas fiscales a la compra de vivienda.

- Tan pobres son las propuestas del PSOE en materia de política fiscal que propone reducciones sobre impuestos autonómicos: Impuesto sobre Sucesiones y Patrimonio. Es revelador que la propuesta estrella del PSOE sea eliminar el Impuesto sobre Patrimonio, en lo que parece un socialismo de nuevo cuño para los millonarios.

- Olvida que bajar impuestos a las empresas, especialmente a las pequeñas y medianas, es lo que hace a nuestro país más competitivo.

Innovación, conocimiento y progreso sostenible
Innovación y competitividad

- Las promesas de Zapatero en I+D+i siguen olvidando el papel que puede desempeñar el sector privado, que es el que genera más riqueza y empleo a nuestra sociedad.

- También lleva en este apartado una plataforma telemática para agilizar los trámites administrativos de creación de empresas. No está mal, si tenemos en cuenta que el requisito clave para poder realizar todas estas actuaciones es el DNI electrónico, que el Gobierno del PP dejó en 2004 en marcha y el PSOE no ha sido capaz de generalizar hasta hace poco.

- En cuanto a competitividad, las propuestas no aportan nada nuevo. Quieren apoyar la presencia de las empresas españolas en el mundo, pero se olvidan de que existe el ICEX y las oficinas comerciales, que se dedican precisamente a esto y llevan muchos años haciéndolo.

- Propone crear un Defensor del Internauta, pero omiten toda referencia al canon, que es principal ataque a los derechos de los internautas.

- Zapatero habla de la banda ancha, pero los países más avanzados están ya en las redes de nueva generación, especialmente la fibra óptica. Se le ha quedado anticuado el modelo.

Conocimiento

- Zapatero no propone ni una sola medida en sus 100 motivos para hacer frente a los problemas de la educación que se evidencian en indicadores internacionales como PISA. Eso sí, plantean como gran objetivo situar a nuestro sistema universitario entre los 10 mejores del mundo, cuando no hay ni una sola universidad española entre las 200 mejores del mundo.

- Promete la incorporación de profesorado de prestigio internacional en la docencia de nuestras universidades. Es el mismo método que han utilizado para redactar el programa: traer “sabios internacionales”. ¡Cómo sea igual de útil!

Infraestructuras

- Zapatero no aprovecha ni este documento, ni su programa electoral para explicar a los residentes de Alicante, Castellón, Gerona o Salamanca que no van a tener AVE. Se limita a prometer que en 2010 seremos el país con más kilómetros de tren de Alta Velocidad, cuando lo que dice el famoso PEIT de su Gobierno es que seremos el país con más kilómetros de trenes de altas prestaciones, que no es lo mismo.

- En cuanto a carreteras, señalan que pondrán en marcha al menos 1.500 kilómetros de nuevas autopistas y autovías. No está mal, si tenemos en cuenta que en esta legislatura se tenían que haber puesto en servicio 2.500 kilómetros y únicamente ha puesto en marcha 1.600 km.

Cambio climático y desarrollo rural

- Me gustaría nos explicase a todos los ciudadanos como va a dar cabida a sus propuestas en materia de medio ambiente en la memoria económica que nos han presentado.

- La eliminación de la energía nuclear es sencillamente inviable. Lo dicen incluso los socialistas que tuvieron responsabilidades en materia de energía.

Al medio rural no se le apoya con estatutos y observatorios sino negociando bien en Europa, y creyendo en el futuro de la agricultura, la ganadería y la pesca. Libertad, Convivencia y Derechos Humanos
Democracia y participación

- La primera propuesta del PSOE es la reforma parcial de la Constitución. Es exactamente la misma que planteaba Zapatero en su programa electoral de 2004. La diferencia es que la reforma que realmente han hecho, ha sido el apoyo del Gobierno, y el patrocinio personal de Zapatero, a un Estatuto de Autonomía que va en contra de los principios constitucionales de igualdad entre los españoles y solidaridad entre los territorios.

- Introduce entre sus principales medidas la creación de una Comisión de Arbitraje que regule la celebración de debates electorales. Sorprende que en un documento de este tipo se hable de debates, mientras la cuestión del terrorismo, que es la primera amenaza a la libertad y la democracia en España, brilla por su ausencia.

- Pretende fortalecer la cooperación y la coordinación de la España autonómica a través de herramientas como la Conferencia de Presidentes, que no tiene una forma reglada de actuación, ni es vinculante y que hasta ahora se ha caracterizado por la imposición de los órdenes del día desde el Gobierno Central.

- Propone adoptar un nuevo sistema de financiación autonómica, exactamente lo mismo que ya prometían en 2004, e igual que entonces, señala que sea de régimen común y profundice en la solidad entre todas las Administraciones. Vuelven a proponer lo que ha sido su gran fracaso en esta legislatura y que no han sabido resolver.

Seguridad y Justicia

- Zapatero promete alcanzar una plantilla de 140.000 policías y guardias civiles. Lo que no dice es cuanto les piensa pagar a los nuevos efectivos. Según su memoria económica no podrían cobrar más de 16.000 euros anuales si realmente quieren hacer algo más en materia de seguridad.

- En cuanto a seguridad vial, las únicas medidas que se plantean en estos “100 motivos” son herramientas para la vigilancia y la sanción. No hay lugar para la educación vial, o para la mejora de las infraestructuras. Para el PSOE es más importante aumentar los puntos de control de velocidad por radares fijos, que eliminar los puntos negros. Preocupa más la recaudación vía multas que la mejora real de la seguridad vial.

- El PSOE asegura que garantizará que el Consejo General del Poder Judicial pueda cumplir sus tareas, evitando situaciones de bloqueo institucional. Es curioso que prometa esto quien ha provocado el bloqueo con sus cambios de reglas de juego y propuestas de nombramientos completamente inviables.

- Promete crear un Registro de maltratadotes con órdenes de alejamiento y sentencias firmes. Debe ser que no les gusta el Registro Central para la Protección de las Víctimas de Violencia Doméstica que aprobó el Partido Popular en 2003 y que en esencia es lo mismo.

Derechos ciudadanos

- Zapatero promete aprobar una Ley integral de igualdad de trato, la misma que prometió en 2004 y no hizo, sólo que en esta ocasión, en lugar de limitarse a la discriminación por motivo de sexo, extiende el objeto de la Ley a discriminaciones por motivo de edad, orientación e identidad sexual y discapacidad. No obstante, la norma ya existe, es la LIONDAU.

- Promete también garantizar por ley el derecho de los ciudadanos a acceder a la información y documentación oficial que esté en poder de las Administraciones Públicas. En 2004 ya prometió una Ley con este fin, que rescata, porque no hizo la primera vez.

Política exterior

- Zapatero asegura que, tras haber recuperado el protagonismo en la Unión Europea, “apoyaremos su conversión en una verdadera unión política y social”. Parece difícil, teniendo en cuenta que el primero en caminar en contra de la política europea común ha sido Zapatero, con gestos como la regularización extraordinaria masiva, que llevó a cabo sin consultar al resto de países europeos, y motivando las críticas de buena parte de nuestros socios. El alejamiento de España del corazón de Europa, como vimos hace poco en la reunión de Londres para solucionar la crisis financiera, de la que quedó excluido Zapatero, hace improbable que el PSOE pueda cumplir esta promesa.

- En este mismo sentido, promete “consolidar” una política de inmigración basada en las necesidades del mercado laboral, en la lucha contra la inmigración irregular y en la integración de inmigrantes. Precisamente las tres cosas que no ha hecho en esta legislatura. Hoy hay más extranjeros en paro que nunca, la regularización no ha conseguido acabar con la inmigración irregular y del Plan Estratégico de Integración del Gobierno tenemos un balance nulo.

- Zapatero critica el discurso de Rajoy, cuando afirma que la llegada de inmigrantes supone un sobreesfuerzo para nuestros servicios públicos. Sin embargo en sus “100 motivos” admite esta realidad. Justo después de hablar de su política de inmigración, promete “fortalecer los programas destinados a asegurar la capacidad de los servicios públicos”. Objetivo que, por otro lado, es muy difícil de alcanzar si estos programas no se refieren a una mayor financiación del Estado.

01 marzo 2008

Éxito de participación en la convocatoria de YOROMPO.ORG

Alcaraz, Balbás y Caja "rompen" con Zapatero en un acto para las "víctimas" del presidente.

Ante un aforo repleto, varias personalidades críticas con el Gobierno han explicado, a una semana de las elecciones, las razones por las que "rompen" con Zapatero. De entre los asistentes, entre los que destacaban Francisco José Alcaraz, presidente de la AVT, y Francisco Caja, de Convivencia Cívica Catalana, estaba el socialista y ex líder de la corriente "Renovadores por la Base" José Luis Balbás, que también ha tomado la palabra.

En el acto de la plataforma
Yo rompo celebrado este sábado en auditorio del madrileño Hotel Convención, el presidente de la Asociación de Víctimas del Terrorismo, Francisco José Alcaraz, (que fue recibido en pie por los asistentes de la abarrotada sala), acusó a Zapatero de permitir que "De Juana Chaos pasee con su novia o que Otegi vuele en jet privado", diversos males que han asolado España en los últimos meses.

Yo rompo son un grupo de ciudadanos, conscientes de lo que nos jugamos el 9 de marzo, ha lanzado una campaña de comunicación para dar a conocer a la sociedad española la realidad de Zapatero. Queremos que la gente, cuando salga a votar, lo haga con pleno conocimiento de causa.


¡Rompe con Zapatero tu también!

Hugo Chávez: Demagogia, Pobreza y Corrupción

El dictador sin sentido Hugo Chávez Frías ha estado en el poder en Venezuela más tiempo que un sexenio mexicano o casi dos períodos de un presidente de Estados Unidos.

Su retórica en defensa de los pobres y en contra del capitalismo, particularmente en contra del gobierno de Estados Unidos, ha sido virulenta e insistente, como la que usan aquéllos que tienen algo que ocultar.

Los defensores de su llamada "revolución bolivariana" lo consideran una esperanza para la lucha en contra de la pobreza de América Latina. Sus críticos lo califican de demagogo, populista y aspirante a dictador vitalicio.

Pero si se quiere tener una idea precisa de la gestión de Chávez como presidente de Venezuela, sólo hay que acudir a los hechos.

El Instituto Nacional de Estadísticas de Venezuela reveló en un informe reciente, que la pobreza en ese país suramericano aumentó de 43 por ciento en 1999, año en que Chávez fue elegido, a 54 por ciento en diciembre de 2004. La extrema pobreza aumentó de 16.6 por ciento a 25 por ciento en el mismo período.

El centro de investigación venezolano CEDICE asegura que en los últimos seis años el 65 por ciento de las empresas privadas del país se ha declarado en bancarrota, y alrededor del 60 por ciento de la fuerza laboral fue relegado a la economía informal.

Por otra parte, no hay que olvidar que la campaña política de Chávez en 1998 concentró su fuego en la corrupción del sistema político venezolano. De hecho, Chávez se convirtió en figura pública en 1992 con un frustrado golpe de estado contra el presidente Carlos Andrés Pérez, intento de golpe que dijo haber llevado a cabo para luchar contra la pobreza y la corrupción .

El más reciente informe de la organización no gubernamental Transparencia Internacional, radicada en Alemania, coloca a Venezuela en el lugar número 114 en una lista de 146 países, en la que las naciones con mayores niveles de corrupción están al final.

Para que se tenga una idea comparativa, el vecino más cercano de Venezuela, Colombia, ocupa el lugar 60 en esa lista, mientras que México, país al que muchos consideran muy corrupto, está en el lugar 64 y Perú en el 67. Chile emerge como el país más transparente de América Latina, situado en el apartado número 20.

Por su parte, el Indice de Desarrollo Humano que anualmente mide la calidad de vida de las naciones tenía a Venezuela en el lugar 48 en 1999. Esto presentaba al país suramericano con niveles de vida más altos que México, Colombia, Cuba, Panama y otros muchos países. En 2005, Venezuela ocupa el lugar 75.

Mientras todo esto ocurre en Venezuela, en Chile, país gobernado por el presidente socialista Ricargo Lagos, las cosas son muy diferentes. Lagos, moderado, austero y poco dado a los espectáculos públicos que Chávez suele orquestar con frencuencia, ha mantenido a su país con la economía más prometedora de América Latina y, como se ha visto, con los niveles más bajos de corrupción.

La pobreza en Chile descendió de 38.5 por ciento en 1990 a 18.8 el año pasado.

De manera que confiar a Chávez y a su "revolución bolivariana" la lucha contra la pobreza y la corrupción, sería equivalente a confiarle a Al Capone la lucha por la paz y la integridad moral de la sociedad.

Asimismo, las continuas acusaciones del caudillo venezolano contra Estados Unidos en el sentido de que el gobierno de George W. Bush pretende asesinarlo e invadir Venezuela, sin mostrar pruebas convincentes de ello, no lo convierten en un líder más anticapitalista ni más antinorteamericano, sino más ridículo.

Por último, su estrecha y fraternal relación con Fidel Castro, el único dictador activo en Occidente y el más represivo, coloca a Chávez en una dudosa posición en materia de democracia y derechos humanos.

Para salir adelante en la batalla por el desarrollo, América Latina necesita detener la pobreza y la corrupción, pero también borrar de su escenario político la demogogia y el populismo que tanta confusión, fracasos y muertes han sembrado en el continente.