10 diciembre 2007

El derrumbe de ZP. La sociedad española ya no confia en su política

En la Factoria Pepiño andan descorazonados y a los gurús mediáticos de Moncloa no les llega la camisa al cuerpo. Intentan sacar pecho, filtran a los periodistas que van muy bien en las encuestas pero la realidad es que no dan con la manera de movilizar a su acólitos y simpatizantes. Empiezan a pensar que pueden perder en marzo.

Pese a todos los esfuerzos de la ofensiva propagandística del otoño acometida por Zapatero, el electorado del PSOE sigue sin dar muestras de movilizarse lo suficiente como para garantizar una nueva victoria socialista.

En el estudio del CIS lo de menos es el pronóstico de «empate técnico» entre socialistas y populares con una ventaja del partido en el poder por 2,3 puntos, porque se adivina en el detalle que está basado en una participación muy alta, como la de 2004, que llegó al 77 por ciento. Los datos concretos son más negativos para el PSOE.

Sólo el 74 por ciento de los encuestados que dice haber votado a los socialistas en los últimos comicios generales se muestra decidido a repetir ahora. Otro diez por ciento elude responder y casi el 6 por ciento no votará o lo hará en blanco.

El resto se inclina por apoyar a otros partidos y la primera opción es el PP, con un 5,1 por ciento. La atracción por Izquierda Unida se limita a un 1,8 por ciento.

Zapatero tiene en el aire casi tres millones de votos de los 11 que le dieron el poder hace casi cuatro años, precisamente cuando supo aprovechar la convulsión del 11-M en su beneficio al movilizar en bloque a la izquierda y buena parte de los sectores sociales que se suelen inclinar por la abstención.

El PSOE tiene además el problema del derrumbe de la imagen de Zapatero, que sólo merece confianza para un 37 por ciento de los encuestados. Incluso entre los votantes socialistas hay un 28,6 que se fía poco o nada del presidente del Gobierno.

En materia de gestión, apenas un 27 por ciento de los preguntados considera positiva la labor del Ejecutivo, porcentaje que se eleva hasta un raquítico 53 por ciento en el caso del electorado socialista.
Frente a esos datos del PSOE, el electorado del PP se muestra mucho más fiel a la opción de Rajoy, aunque también es crítico con su labor al frente de la oposición.

La inmensa mayoría de los votantes del PP, el 82,3 por ciento, está dispuesta a repetir, aunque el 9 por ciento no sabe aún qué haría si se celebrasen las elecciones ahora mismo y un 1,7 se inclina por los socialistas.

Rechazan la gestión del Gobierno de forma abrumadora, pero un 12 por ciento tampoco aprueba la labor de la oposición. Desconfían absolutamente de Zapatero y un tercio de los mismos electores tampoco acaba de ver con buenos ojos a Rajoy.

10 comentarios:

Miguel Revilla dijo...

Los socialistas andan muy entretenidos en criticar las medidas prometidas por Rajoy, cuando gane las elecciones. Según algunos de ellos la rebaja fiscal propuesta por el Partido Popular, costará 17.000 millones de euros; Según otros -¿cuando se pondrán de acuerdo?- rondaría los 25.000 millones. Sabiendo la precisión y honradez con que trabaja el PP, esa cifra no me preocupa en absoluto, porque ya emprendió una reforma valiente y audaz cuando gobernó, y salió muy bien.
Lo que tampoco me sorprende es que el peZoe se encabrite por ello: en realidad, ya sabe el contribuyente que los socialistas preferirían ese dinerito para sus arcas, sus viajes a las rebajas en Harrods, sus vacaciones pagadas a África, Sudamérica, los múltiples viajes de la ministra de Fomento, los trajes de la vice-vogue, las piscinas para Sonsoles, etc. etc…

Español dijo...

Por debajo y por encima del mar de banderas rojigualdas, detrás y delante de quienes la han convocado, triste y festiva, inquieta y tranquila, febrilmente pacífica, insobornablemente junta, entera y verdadera. Ahí está nuestra España

Esteban dijo...

Por lo visto en esta campaña electoral, Bermejo es ambidextro en lo que a totalitarismo se refiere, y, total, como socialistas eran todos, lo mismo se encomienda a Lenin que a Mussolini

Elena dijo...

La preocupación por mantener compacta la imagen de Z es comprensible en quien ve disiparse la ventaja atesorada. No se explica en agentes influyentes que iban a desaparecer por el desagüe junto con el PP si los planes zapaterinos hubieran triunfado. El PP ha dado calor a las víctimas y se ha enrocado en los valores de la Constitución, pero no ha negado legitimidad al PSOE. Ha sido a la inversa. No creo preciso escamotear esta verdad. Sería, por el contrario, un estúpido error impedir por miedo que el presidente de cera se derrita en sus propias contradicciones.

Luís Beltrán dijo...

Gracias a Dios!!! Por fin se ve la luz al final de este tenebroso túnel zapateríl.

Nunca Mais hay que votar al PZOE !!

democracia dijo...

Yo he empezado hacer campaña electoral con mis amigos indecisos que votaron a Zopenco en las anteriores elecciones, por que no podemos permitir que éste tio gafe nos desgobierne otra legislatura más, .

Anónimo dijo...

La verdad es que la cosa está muy ajustada, pero lo estais haciendo tan mal los dos.
Hablas de perdida de confianza yo no lo veo así, creo que el nivel de nuestros políticos ha bajado mucho, antes contabamos con gente muy buena (no voy a nombrar a nadie), ahora la gente que representa los distintos partidos políticos es muy de andar por casa, sí tienen mucha formación pero poco carisma no llegan a la gente y eso es lo más importante trasmitir, convencer. Los españoles en general creo que pasamos mucho de la política, y eso se lo debemos a nuestros queridos políticos, más vale que montarán un circo seguro que les crecían los enanos.

Javier dijo...

Vivir en democracia es mucho más que optar, de vez en cuando, por unos candidatos que nos proponen los partidos mayoritarios o los que completan el espectro electoral. Una democracia es un sistema de libertades y esto sólo es posible desde el conocimiento y el compromiso de los ciudadanos.

Sin pena ni gloria, celebrábamos el que debería ser el día mayor de la ciudadanía, el día de nuestra “Carta Magna”. Ella representa los valores fundamentales de la patria y es la cimentación de toda nuestra arquitectura jurídica. Un día en el que las Sagradas Escrituras nos recordaban la necesidad de construir sobre base firme, para que ni los vientos ni las veleidades de cada época derriben nuestra casa, la de todos los españoles.

Podría haber sido el presidente de la Cámara quién nos diera unas pautas certeras para valorar esta legislatura, pero se quedó en el terreno de su propio partido y eso le desautoriza para comunicarnos su experiencia y su sentir. Manuel Marín se limitó a dar unas pinceladas, desde la cuerda floja, sobre la rudeza y la dureza de sus “pobladores”, pero no quiso dar la valoración que correspondía al equipo gubernamental, máximo responsable de todo el desafuero ocurrido en el “coso de los leones”.

Los españoles somos, a fin de cuentas, los que hemos debido soportar estos casi cuatro insufribles años en los que Zapatero nos ha obsequiado con las perores pesadilla sobre el futuro de España. Una España sin auténtica soberanía porque la han tenido acosada las distintas facciones nacionalistas y porque la amenazan desde el terrorismo más impune. Una España económicamente debilitada por su desastrosa política exterior y por el imparable incremento de todos los presupuestos de gastos gubernamentales (centrales y autonómicos), orientados, en gran medida, a la propaganda y a subvencionar la continuidad de unos “caciques”, con independencia de nuestros deseos. Una España que se sumerge en la incultura, con los peores niveles de resultados escolares y con una gran población universitaria que se pasea por las aulas.

Unos españoles llamados, dentro de poco, a decidir sobre nuestro futuro que estamos en el peor nivel de información que en nuestro entorno comunitario aceptarían como válido para afrontar unos comicios. Porque desconocemos nuestra auténtica realidad y de cuanto se cuece en las trastiendas del poder. Sometidos a las ínfulas de los partidos y abotargados por la servidumbre de unos medios monopolizados por unos pocos.

Es tiempo de pensar y por ello pido a Dios que ilumine nuestras conciencias para no dejarnos arrastrar por la maquinaria del poder. Una petición en la que incluyo la sensibilización de nuestro sector intelectual más puro e independiente, para que salgan a la palestra y no dejen morir aquel sueño, llamado España, por el que tantos han dado la vida. La España que ha merecido el sacrificio de Raúl Centeno y Fernando Trapero.

Anónimo dijo...

es de verguenza asquerosa esta representacion politica que nos gorbierna,empezando x el mentiroso de zeta-p,,despues le sigue el impresentable sapo moratinos con sus incoherencias manifiestas en asuntos internacionales,,valla traza que tiene el tio,,y que decir del inculto pepin que junto a la momiavogue y unida a la maleni de marras que ni sabe hablar,,eso si ahh,,ellos buenos sueldos y rebuenas pensiones forever,,en fin,,valla desgobierno que nos toco ,ajjggrr que mierda.

Serafín dijo...

El ministro del Interior, tras el atentado de los dos guardias civiles en Francia, ha declarado que una de las participantes en el asesinato, Saioa Sánchez, era una etarra "muy buscada" a la que se vincula "directamente" con el 'comando Vizcaya' de ETA. La pregunta me surge de inmediato: ¿Cómo es posible que la policía francesa capture en el plazo de tres o cuatro días a una terrorista “muy buscada” por la policía española?
De “encuentro fortuito” calificó el ministro el que terminó con la vida de los dos guardias civiles. Hace falta el trágico azar o la policía francesa para localizar a los terroristas que nos matan y dialogan con el Gobierno. O una policía española más eficaz y competente. O un Gobierno que no nos mienta.