21 diciembre 2007

No a la guerra, Sí al canon... Gracias titiriteros!!

Sólo quería agradecer al desinteresado “colectivo” de los hombres (y mujeres) del cine todo el trabajo que hacen por difundir nuestra cultura , la verdad sobre nuestra historia y, sobre todo, los valores morales que enriquecen de modo evidente nuestra sociedad (diálogo con quien no sea del PP, tolerancia hacia quien no sea del PP, democracia mientras gane el PSOE, tolerancia religiosa para quien no sea católico, etc.). No quiero ni pensar en lo que podría ser de nosotros sin la familia Bardem, tan ecuánime en sus posturas políticas o sin Pedro Almodóvar y su capacidad de predecir golpes de estado (de no ser por él, tal vez estaríamos ahora sometidos al yugo fascista).

Su crítica abierta al imperialismo norteamericano es algo digno de encomio. Arriesgan su vida atreviéndose a desvelar la corrupción de aquel estado terrorista y se infiltran en Hollywood para intentar cambiar desde dentro las tácticas fascistas de los verdugos de la libertad mundial. Pero el hecho más admirable de su entrega no es otro que el de soportar estoicamente la indignidad de recoger el Oscar cuando, en el cumplimiento de su deber de desestabilización, se les otorga tan deleznable galardón. Almodóvar se merece un monumento o, como mínimo, una calle con su nombre. En un país en el que aún quedan Avenidas del Generalísimo, no se puede tolerar que un paladín de la libertad como Pedro Almodóvar permanezca fuera de nuestros callejeros.

¿Y qué decir de su actividad en España? ¡Gracias! ¡Mil gracias por librarnos del Gobierno antidemocrático del PP! De no ser por Javier Bardem, tal vez yo no me hubiese enterado de que “esto nos pasa por un Gobierno facha” ¡Qué capacidad de síntesis! ¡Qué didáctico! En una sola frase se compendian todas las desgracias de ocho años de dictadura del PP.

Desde aquí propongo a nuestro receptivo Gobierno que instaure un nuevo canon para pagar a los titiriteros todos los desvelos que afrontan por la defensa de nuestra amada España. El canon debería aplicarse a los sofás que usamos para ver en la televisión las películas españolas; a las calles que nos llevan al vídeo club para alquilar los DVDs de las películas españolas; a las patatas fritas y las palomitas que compramos para acallar los rugidos intestinales que perturban el visionado de las películas españolas; a los sanitarios que usamos para aligerar tensiones de vejiga en los intermedios de las películas españolas y, en fin, a todo lo que nos facilite el acceso a la panacea de la cultura que no es otra cosa que: El Cine Español.

13 diciembre 2007

Chávez se convierte en el líder internacional peor valorado entre los españoles

LE CONSIDERAN "AUTORITARIO", "VIOLENTO" Y "NO FIABLE"

El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, se ha convertido en el líder internacional peor valorado por los españoles, incluso por debajo de Fidel Castro y George W. Bush, los que tradicionalmente caían peor en España, según el último barómetro del Real Instituto Elcano, presentado en Madrid. Los españoles consideran a Chávez "autoritario", "violento", "no fiable" y "antiespañol". Curiosamente, un 23 por ciento de los españoles no quieren responder a la pregunta de si considera que Hugo Chávez es de izquierdas.

Chávez obtiene, en una escala de 0 a 10, una puntuación de 1,4 puntos, mientras que en la primavera de 2004 lograba el "aprobado" de los españoles, recordó el investigador del Elcano Javier Noya, quien precisó que el enfrentamiento entre el presidente venezolano con el Rey en la pasada Cumbre Iberoamericana ha hecho caer un punto y medio la valoración de Chávez desde el barómetro del verano pasado. Castro, con 1,9 puntos y Bush, con 2,2, se sitúan por delante de Chávez, seguidos por el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, (2,9), cuya valoración también baja debido a los ataques que lanzó contra las empresas españolas en la Cumbre de Santiago de Chile, señaló Noya.

Los españoles describen a Chávez como un dirigente "autoritario" (91%), "no fiable" (90%), "violento" (88%), y más "antiespañol" (83%) que "antiamericano" (82%). Sólo para definirlo como de izquierda o de derecha surgen dudas y, de hecho, un 52% le sitúa en la izquierda mientras un 23% opta por no responder. Preguntados en concreto por las consecuencias para España del incidente entre Chávez y el Rey, el 60% de los entrevistados cree que afectará poco o nada a las relaciones bilaterales, frente a un 36% que opina que influirá bastante o mucho, porcentaje este último que se eleva ligeramente a medida que desciende la edad y aumenta el nivel de estudios. Entre los menores de 30 alcanza el 47% y entre los que tienen estudios universitarios el 43%.

Sin embargo, ven en Chávez algún tipo de amenaza para los intereses españoles en ese país. Así, un 43% cree que representa una "amenaza real", frente al 28% que cree que no constituye ninguna amenaza y un 25% que cree que "un poco". Ante eventuales acciones de Chávez contra intereses españoles, un 63% de los españoles creen que el Gobierno debería dialogar y negociar con el presidente venezolano, frente a un 31% que preferiría que adoptase sanciones diplomáticas y militares, porcentaje que cae hasta el 19% entre los votantes de izquierda.

El porcentaje más alto de apoyo al diálogo se da entre quienes votaron a partidos autonómicos y nacionalistas (86%), mientras que entre los electores del PP el 49% defiende las sanciones diplomáticas y un 45% las militares. La valoración de Chávez es tan mala entre los españoles que hasta dos de cada tres desconfían de las intenciones del programa de investigación nuclear venezolano y opinan que persigue fines militares, frente al 19% que cree que sus objetivos son "pacíficos". Estos datos muestran que los españoles desconfían tanto de Chávez como del presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad.

La mala imagen de Chávez no se traslada a la opinión de los españoles con respecto a Venezuela, nación a la que valoran con 5,5 puntos, por detrás de Alemania pero por delante de Estados Unidos e Israel. Sin graves variaciones con respecto al barómetro de junio, el Alto Representante para la Política Exterior de la UE, Javier Solana, el ya ex director gerente del Fondo Monetario Internacional (Rodrigo Rato) y la canciller alemana, Angela Merkel, son los que mejor imagen tienen entre los españoles.

El Barómetro analiza también la valoración de los españoles con respecto a la política exterior del Gobierno. Un 55% la considera positiva o muy positiva, frente al 39% que la califica de negativa o muy negativa. Entre los encuestados que se definen de izquierda, los que hacen una valoración positiva suponen el 89%, mientras que entre los de la derecha constituyen un 25%.

Comparándola con la política exterior del Gobierno de José María Aznar, más de un tercio (37%) cree que ha mejorado, un 28% que sigue igual y un 26% que ha empeorado. Los resultados del Barómetro se han obtenido a través de entrevistas telefónicas a 1.200 españoles mayores de edad entre los pasados 26 de noviembre y 3 de diciembre.


* Extraido de Libertad Digital del 13 de diciembre de 2007

MI APUNTE PERSONAL:

En los primeros años del presente siglo asistimos con incredulidad, y no menos vergüenza, al surgimiento de un nuevo concepto totalitario: el sozionalismo. Una nueva forma de gobernar cuyo principal referente e impulsor es Hugo Chávez, el actual presidente de Venezuela. La denominada Revolución Bolivariana está imbuida de términos y concepciones singularmente próximos a los dos modelos de gobierno más crueles y sanguinarios que ha conocido la Humanidad: el comunismo y el nacionalsocialismo.

Sus ansias de expansión han de resultarnos sorprendentes, a la luz de la historia. Chávez no oculta, en absoluto, su intención de adherir nuevos adeptos a su causa: Bolivia y Ecuador ya han sido neutralizadas, pero Guatemala, Perú, Argentina o incluso Brasil no están exentos de acabar formando parte del futuro proyecto sozionalista. En este sentido, no se debe a la casualidad el hecho de que Venezuela se esté rearmando y firmando cuantiosos contratos de equipamiento con Rusia, Irán, China o... ¡España!

¿No les recuerda a algo todo esto? ¿Quién duda ahora de las intenciones reales de Chávez? Quizá la ONU, como en su día dudó la Sociedad de Naciones de los verdaderos objetivos de Adolf Hitler. O quizá alguien más cercano...

10 diciembre 2007

El derrumbe de ZP. La sociedad española ya no confia en su política

En la Factoria Pepiño andan descorazonados y a los gurús mediáticos de Moncloa no les llega la camisa al cuerpo. Intentan sacar pecho, filtran a los periodistas que van muy bien en las encuestas pero la realidad es que no dan con la manera de movilizar a su acólitos y simpatizantes. Empiezan a pensar que pueden perder en marzo.

Pese a todos los esfuerzos de la ofensiva propagandística del otoño acometida por Zapatero, el electorado del PSOE sigue sin dar muestras de movilizarse lo suficiente como para garantizar una nueva victoria socialista.

En el estudio del CIS lo de menos es el pronóstico de «empate técnico» entre socialistas y populares con una ventaja del partido en el poder por 2,3 puntos, porque se adivina en el detalle que está basado en una participación muy alta, como la de 2004, que llegó al 77 por ciento. Los datos concretos son más negativos para el PSOE.

Sólo el 74 por ciento de los encuestados que dice haber votado a los socialistas en los últimos comicios generales se muestra decidido a repetir ahora. Otro diez por ciento elude responder y casi el 6 por ciento no votará o lo hará en blanco.

El resto se inclina por apoyar a otros partidos y la primera opción es el PP, con un 5,1 por ciento. La atracción por Izquierda Unida se limita a un 1,8 por ciento.

Zapatero tiene en el aire casi tres millones de votos de los 11 que le dieron el poder hace casi cuatro años, precisamente cuando supo aprovechar la convulsión del 11-M en su beneficio al movilizar en bloque a la izquierda y buena parte de los sectores sociales que se suelen inclinar por la abstención.

El PSOE tiene además el problema del derrumbe de la imagen de Zapatero, que sólo merece confianza para un 37 por ciento de los encuestados. Incluso entre los votantes socialistas hay un 28,6 que se fía poco o nada del presidente del Gobierno.

En materia de gestión, apenas un 27 por ciento de los preguntados considera positiva la labor del Ejecutivo, porcentaje que se eleva hasta un raquítico 53 por ciento en el caso del electorado socialista.
Frente a esos datos del PSOE, el electorado del PP se muestra mucho más fiel a la opción de Rajoy, aunque también es crítico con su labor al frente de la oposición.

La inmensa mayoría de los votantes del PP, el 82,3 por ciento, está dispuesta a repetir, aunque el 9 por ciento no sabe aún qué haría si se celebrasen las elecciones ahora mismo y un 1,7 se inclina por los socialistas.

Rechazan la gestión del Gobierno de forma abrumadora, pero un 12 por ciento tampoco aprueba la labor de la oposición. Desconfían absolutamente de Zapatero y un tercio de los mismos electores tampoco acaba de ver con buenos ojos a Rajoy.

06 diciembre 2007

Antiespañolismo

Este desgobierno se dedicó desde que llegó al poder a sembrar antiamericanismo en Iberoamérica. Sus amigos fueron el dictador Castro, Evo Morales (el otro) y el bocazas Chávez. Desgraciadamente, uno se debe fiar muy poco de los dictadores y el antiamericanismo ha pasado a ser, de la noche a la mañana, antiespañolismo.

Lo hemos visto claramente en la bochornosa cumbre de Chile con su célebre “por qué no te callas” de nuestro Rey Juan Carlos I. Y aún peor, lo vamos a ver con más intensidad de aquí hasta la celebración del bicentenario de la independencia de los países iberoamericanos respecto de las corona española. Yo no sé cómo el desgobierno de ZP está pensando en organizar tal conmemoración, si es que piensa a dos años vista, pero lo que si es seguro es lo que quieren sus amigos sudamericanos: quieren un festival bolivariano donde se ensalce el indigenismo y se critique un supuesto expolio español de las riquezas de la región. Y a tenor de lo que escuchamos de dirigentes como Morales o Correa, no sólo en un sentido histórico, sino muy actual, contra las empresas españolas que invierten y trabajan en esos países. Será la venganza que pagaremos todos los españoles por una política equivocada del desgobierno de Zapatero a quien se le va a enfrentar a otra ley de memoria histórica, esta vez en su contra sin que pueda o quiera hacer nada para frenarla.

Iberoamérica vive en una encrucijada: hay unos pocos países que decididamente han apostado por la prosperidad, el libre mercado, la economía global y los valores democráticos; y hay otros cuantos que prefieren el curso de eso que llaman el socialismo del siglo XXI”, a saber, inseguridad jurídica, intervención estatal, populismo y perversión del sistema democrático. Entre los primeros se encuentran Colombia, Chile Perú y México, mientras entre los segundos están los amigos del gobierno español, Venezuela, Bolivia, Ecuador y Cuba.

El por qué un gobierno formalmente democrático como el nuestro toma partido por la alianza antidemocrática en Iberoamérica alguien del debería explicarlo, porque es muy difícil de comprender, sinceramente.

En Iberomérica, los petrodólares del descerebrado Hugo Chávez compran las voluntades que hagan falta, amenazan, chatajean, extorsionan, pero esa no puede ser la explicación del giro de la política española hacia la zona. El Rey hizo bien mandando callar al bocazas cobarde de Chávez. El gobierno español hizo muy mal respondiendo, de nuevo, con su debilidad característica. Y el resultado han sido más improperios y amenazas hacia España y nuestros intereses.

Pero esto que vemos no será nada si Zapatero no intenta atajarlo cuanto antes. No hay que aislar, como quiere Exteriores, a Uribe, el único que se ha levantado como nuestra majestad frente al Chávez. Hay que aislar al propio Chávez. Cuando amañe de nuevo los resultados del referéndum para su pervivencia en el poder, el gobierno español tendrá otra oportunidad para corregir sus muchos errores y denunciarlo. Y si no, que nuestras empresas se preparen.

04 diciembre 2007

Chávez: Un dictador sin educación ni honor

El presidente de Venezuela Hugo Chávez en su obsesión por José María Aznar podría tomar algunas lecciones de democracia del ex presidente español.

Primero, los golpistas, como el teniente coronel Chávez, aunque hayan fracasado en sus alzamientos como el que él mismo protagonizó y por el que fue condenado en 1992 con 50 muertos estimados, no deben acusar sin fundamento a otros de respaldar levantamientos.

Sólo con la entrada de grupos izquierdistas en el ejecutivo logró el verborreico militar su indulto.

Segundo, mientras Aznar presidía España algunos de los militantes de su partido, que es el mío, murieron a manos del extremismo independentista.

En Venezuela ahora que se manifiestan los universitarios, quienes se enfrentan a ellos con pistolas son grupos de chavistas, es decir, que a pesar de ser el gobierno sigue tolerando la presencia de sus partidarios armados.

Tercero, un país que se pretende democrático debe favorecer la pluralidad informativa, que aquí creció en los ocho años de gobierno popular, mientras que Chávez ha cerrado la cadena más antigua, más vista y más crítica del país,
Radio Caracas Televisión para sustituirla por una estatal.

Que el inacabable espacio dominical Aló Presidente, que protagoniza el lenguaraz venezolano en solitario, vaya a cumplir este fin de semana su 294 edición, revela el uso totalitario de los medios de comunicación en un país en la que el ejercicio del periodismo libre es una profesión de riesgo.

Cuarto, los gobernantes han de estar el tiempo justo y no aspirar a la perpetuidad. En España, aunque no haya ley que lo exija, Aznar renunció a presentarse con ocho años de gobierno.

En Venezuela Chávez, por el poder que acumula como jefe de estado tiene limitado a dos mandatos su tiempo en el gobierno, pero va a volver a cambiar la Constitución porque le parece poco gobernar “sólo” hasta 2013, quince años, y así podrá hacerlo indefinidamente.

Quinto y último aprendizaje que el incontenible Hugo debiera recibir de José María, los presidentes se someten a leyes y especialmente a la Constitución, y no al revés como ha propuesto con su reforma Chávez en la que incluye la desaparición de la propiedad privada, la posibilidad de declaración perpetua de estado de excepción con censura, la supresión de la autonomía universitaria o la creación de un sistema socialista de partido único.

Posiblemente ni con estas cinco lecciones podría aprender el presidente venezolano prácticas democráticas de José María Aznar, debería volver a nacer.


Chávez necesita más educación para estar a la altura de su país.

03 diciembre 2007

El gorila rojo ha perdido 'sus' elecciones. Venezuela gana.

"Por ahora, no pudimos", ha dicho el dictador Hugo Chávez, antes de agregar que cumple con su compromiso de respetar las instituciones. El fantoche se le ocurrió decir "digo el resultado porque quiero que igual si quisiera no diria nada" imagínense la libertad que existe en Venezuela y el punto de cinísmo que tiene este descerebrado.

Más del 50 por ciento de los venezolanos se pronunció en contra de la reforma constitucional propuesta por Chávez, según el primer boletín oficial dado por el Consejo Nacional Electoral (CNE).

El CNE señaló que un 50,7 por ciento de los venezolanos votó en contra del primer bloque de artículos sometidos a consulta, mientras un 49,29 se pronunciaba por el "sí".

Asimismo, un 51,05 por ciento rechazó el segundo bloque de artículos mientras lo aprobaba un 48,94 por ciento.

La abstención fue del 44,9 por ciento. Hoy es un gran día para Venezuela y los venezolanos.

Un vídeo de las Nuevas Generaciones del PP critica las "amistades peligrosas" del Gobierno con Chávez

De esta forma, las NNGG del PP recopilan una sucesión de declaraciones del mandatario venezolano, principalmente tras la polémica suscitada entre Chávez y el Rey Juan Carlos en la pasada Cumbre Iberoamericana de Santiago de Chile, a las que enfrenta con la posición del Gobierno socialista.

El vídeo rescata las polémicas palabras pronunciadas en 2004 en un programa de TVE por el ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación, Miguel Ángel Moratinos, en las que acusó al anterior Gobierno de José María Aznar de "apoyar" el golpe de Estado contra Chávez en 2002.

Una voz en off recuerda al comienzo del vídeo, que dura algo más de tres minutos, que Hugo Chávez se convirtió en presidente de Venezuela "a pesar de los antecedentes golpistas". A continuación, se suceden varias imágenes de manifestantes anti-chavistas y una fotografía en la que el mandatario venezolano y el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, se saludan sonrientes.

Las juventudes del PP citan a Edmund Burke para concluir que "lo único necesario para que triunfe el mal es que los hombres buenos no hagan nada".



La "amistades peligrosas" de ZP