29 octubre 2007

‘Z’ visita las obras del socavón por la puerta de atrás

'Z' ha visitado por sorpresa y a toro pasado en uno de sus habituales golpes de efecto (por la puerta de atrás y sin público, como ya hizo en el incendio de Guadalajara) las obras del AVE en la estación de Bellvitge de Hospitalet, donde el pasado viernes se hundió parte del andén a causa de un gran socavón. 'Z' ha asumido personalmente su responsabilidad» por los fallos cometidos en los trabajos del AVE en Barcelona, al tratarse de una obra «encargada y realizada por el desgobierno socialísta.

Es evidente que el desgobierno es consciente de que esos plazos no se van a cumplir y ya han comenzado a preparar el terreno. La joven De la Vega, la ministra Álvarez y el secretario de Organización 'Pepinillo' Blanco (bufón de la Corte) han lanzando el mensaje: la fecha de finalización de las obras no es lo importante, sino que se haga correctamente. Es más, han recurrido a lo de siempre: además de las constructoras, la culpa es del Partido Popular y de los gobiernos de José María Aznar. Es el único argumento que saben utilizar junto al Prestige y a la guerra de Irak cuando las cosas les salen mal, algo que, dicho sea de paso, sucede con muchísima frecuencia.

'Z', ante la que se le venía encima, ha decidido acudir a informar para intentar parar así la avalancha de críticas que provenía incluso de sus amiguetes parlamentarios. El presidente 'accidental' del Gobierno ciertamente se ha visto sobrepasado por las circunstancias y por su falta de capacidad de reacción. Además, en esta ocasión se ha pillado los dedos, puesto que se comprometió públicamente a que las obras del AVE entre Madrid y Barcelona estuvieran terminadas en una fecha concreta.

Es un argumento que todavía podría colar al inicio de una legislatura, pero nunca al final. Echar las culpas de unos socavones y de una mala gestión de las obras de las nuevas infraestructuras a los gobiernos de Aznar casi cuatro años después de que los populares dejaran el Gobierno es un argumento que, además de torpe, es inútil puesto que ya no se lo cree nadie.

Los socavones del AVE de Barcelona se han convertido en el vivo ejemplo de este final de la legislatura Zapatero. Son tantos los jardines en los que se ha metido, tantos los frentes abiertos, tantas las heridas que ha provocado que le están surgiendo socavones políticos en cada esquina. Son el resultado lógico de una gestión lastimosa, una política sectaria y una actitud displicente. Zapatero va a tener un final de legislatura verdaderamente dramático. Un final que se va a convertir en un auténtico socavón.

El presidente de este desgobierno ha comenzado a maniobrar rápidamente porque el desgaste de su gobierno es insostenible. Y lo hace antes de comparecer en el Congreso para dar explicaciones sobre los problemas generados en la comunidad autónoma catalana por la dichosa llegada del AVE.

'Z', ante la mencionada comparecencia, no puede salir simplemente a pedir disculpas.

22 octubre 2007

Cataluña vive una crisis profunda de valores

El Vicepresidente de la Generalitat, JOSE LUÍS Carod Rovira, ha vuelto a arrastrar el nombre de Cataluña por los lodos del ridículo y el paletismo más ramplón.

Cataluña vive una crisis profunda de valores. Además del claro gesto de deslealtad hacia el Gobierno de España que supone pretender ir por su cuenta a la Bienal rompiendo de nueve el principio de unidad de acción exterior que inspira a todo país serio y desarrollado, lo que de esta historieta me parece más irritante para los catalanes es que el error flagrante de una autoridad no tenga consecuencias políticas de ningún tipo. Eso es como decir que a los catalanes nos da igual que nuestras autoridades cometan errores que afectan al buena imagen de Cataluña en España y el Exterior y que socavan nuestros intereses.
Precisamente aquellos que dicen sentir un amor insuperable por el país son los que luego lo emponzoñan con sus errores. Como en otros órdenes de la vida, hay amores que matan! Cataluña está disolviendo el principio de responsabilidad y se está cargando los mejores perfiles de lo que Cataluña siempre había representado en España y en el mundo. Este relativismo sobre lo que suponían nuestros mejores valores así como del ejercicio del poder chapucero nos aleja de Europa y nos acerca a un plano más propio de país subdesarrollado.
Si algunos representantes son incapaces de representar dignamente deberíamos extraer alguna conclusión ¿Qué ejemplo dan estas autoridades a los ciudadanos si ellos son incapaces de asumir las responsabilidades de sus propios actos? En la empresa privada se exige siempre un mínimo de responsabilidad o accountability así como de RSC (responsabilidad Social Corporativa) para medir la calidad de la empresa y sus directivos.

En la política catalana esos conceptos de responsabilidad han saltado por los aires precisamente en nombre de Cataluña. Flaco favor a nostra terra le están haciendo los que dicen sentirla tan hondo.

El otro día leí que unos "Patriotas catalanes" habían tumbado el último toro de Osborne que quedaba en Cataluña. La mole de 14 metros estaba ubicada en el término municipal de El Bruc y los aguerridos 'guerrilleros' pertenecían a un esperpéntico grupo autodenominado "Bandera Catalana".

No pienso deleitarme con descalificativos para semejantes 'defensores de la patria catalana' pero si me voy a a permitir recordarles que el toro de Osborne fue indultado por el último Gobierno de Felipe González a instancias de un grupo de diseñadores e intelectuales catalanes que veían en la figura del toro un genial acierto del diseño español. Recuerdo que entre otros fueron los catalanes Bigas Lunas y los Amat de VinÇon los que más dieron la batalla para salvar al toro que hoy unos iletrados se han cargado de la geografía catalana. Unos construyen y otros destruyen.

Los nacionalistas utilizan el once de septiembre para conmemorar una guerra perdida por la independencia de Cataluña en 1714. Una visión que supone una manipulación interesada de la historia con el objetivo de inventar un pasado en el que basar la reivindicación independentista. Desde la recuperación de la democracia y de nuestras instituciones de autogobierno, esta fiesta ha sido monopolizada por los partidos nacionalistas con el objetivo de reivindicar la llamada “construcción nacional de Cataluña”. La Diada debe servirnos para reivindicar la idea de que Cataluña no es un patrimonio de los partidos nacionalistas.

Cataluña es de todos y todos deberíamos sentirnos representados por los actos institucionales y cívicos que se celebrarán en toda Cataluña con motivo del 11 de Septiembre.

Cataluña vive una crisis profunda de valores. Además del claro gesto de deslealtad hacia el Gobierno de España que supone pretender ir por su cuenta a la Bienal de Venecia rompiendo de nueve el principio de unidad de acción exterior que inspira a todo país serio y desarrollado, lo que de esta historieta me parece más irritante para los catalanes es que el error flagrante de una autoridad no tenga consecuencias políticas de ningún tipo. Eso es como decir que a los catalanes les da igual que las autoridades cometan errores que afectan al buena imagen de Cataluña en España y el Exterior y que socavan sus intereses.

18 octubre 2007

España ante las mismas amenazas

El gran acierto de Mariano Rajoy ha sido situar España en el eje central de su proyecto político. España no puede ser el único país occidental, moderno y desarrollado en el que mostrar la bandera nacional resulte políticamente incómodo, en el que hablar de patriotismo te sitúe como un extremista y en el que la identificación con cualquier simbología española resulte electoralmente contraproducente.

Con su reivindicación del orgullo de ser español; con su defensa de España como lo que es: una gran Nación de ciudadanos libres e iguales; con su exhibición de un sano patriotismo liberal, Mariano Rajoy ha sacado los colores a los que quieren una España acomplejada, una España avergonzada de su propia historia, una España presa de los fantasmas del pasado. Por suerte para todos, son cada vez menos los que quieren vivir en esa España encogida, triste y resentida en la que, por desgracia, quiere vivir y condenarnos a todos a vivir Rodríguez Zapatero.

La vergüenza que les da defender una idea clara de España, el relativismo en el que enmarcan el propio concepto de Nación, que el zapaterismo considera un concepto discutido y discutible, el universalismo vacuo con el que pretenden esconder la falta del más elemental sentido patriótico, ha sido y sigue siendo un gravísimo déficit de Rodríguez Zapatero como gobernante. La desvinculación de la izquierda más cercana a los nacionalismos con el sentimiento, con la historia, con la voluntad y con el propio concepto de España como realidad existente y como proyecto común de futuro ha alcanzado con Zapatero su máxima expresión.

Da la impresión de que Zapatero no tiene inconveniente alguno en reconocer una nación catalana o vasca porque, para él, sentirse parte de una nación u otra carece de cualquier relevancia política. O, quizá peor, le parece bueno ser parte de cualquier nación con tal de que no sea la nación española. Zapatero ha afirmado que se siente más identificado con la bandera azul de Naciones Unidas que con la enseña roja y amarilla que simboliza nuestra patria. Es más, considera que nuestros soldados caídos en Líbano o Afganistán merecen ser honrados porque ofrecieron su vida en el altar de la paz universal y no porque entregaran su sangre por España ni por defender a sus compatriotas de la amenaza terrorista.

Roto el concepto de Nación, se ha quebrado también el principio básico de solidaridad que hace a todos los ciudadanos iguales en cualquier lugar de España.

La reivindicación del orgullo de ser españoles por parte del Partido Popular y la articulación de su proyecto político en torno a la recuperación de España como una Nación de ciudadanos libres e iguales ha generado enorme crispación e indignación en el seno del socialismo gobernante. Nos acusan de habernos apropiado de los símbolos que son de todos.

Pero el problema es más bien el contrario. El problema, por desgracia, es que el Partido Socialista ha permitido a Zapatero poner a España en almoneda con tal de alcanzar el poder y hacer dejación en la defensa de los símbolos de España cuando éstos han sido sistemáticamente ultrajados por sus propios socios. El zapaterismo gobernante acusa al PP de apropiarse de España. Falso. Lo que ha ocurrido es que el PSOE ha renegado voluntariamente de los valores nacionales y ha hecho dejación de la defensa de sus símbolos.

Acierta plenamente Mariano Rajoy al defender España en su discurso político.

Existe una regla fundamental en la política exterior y de defensa: Quien no crea en su país jamás creerá en su defensa. Y eso es precisamente lo que le pasa a Zapatero. En primer lugar, se asocia con quienes no creen ni en la Constitución ni en España. Repite que eso de la nación española es discutido y discutible. Así que, ¿Para qué le sirven entonces las Fuerzas Armadas, cuya finalidad es la defensa de los intereses nacionales y de la nación misma?

En relación a la política exterior, ZP cree que todos los problemas se solucionarán dialogando con dictadores, terroristas y déspotas varios. Cree que España no tiene amenazas que afrontar militarmente, y no cree necesario el empleo de la fuerza en el exterior. Así que, ¿para qué le sirven entonces las Fuerzas Armadas, cuya función es ejercer y soportar la violencia en nombre de nuestra nación?

Los anteriores gobiernos tuvieron como proyecto fundamental la profesionalización y modernización de las Fuerzas Armadas. Por dos cosas: creían en esta gran nación y creían necesario dotarla de los medios necesarios para defenderla por la fuerza si fuese necesario.

Ahora bien, si uno no se cree eso de la nación y mucho menos lo de su defensa, no podemos extrañarnos de que el principal proyecto de Zapatero sea la Unidad Militar de Emergencias, desfilando con sus colorines por la Castellana. Como no hay intereses nacionales que defender, nada mejor que dedicarse a apagar fuegos en vez de combatir al islamismo. Y como el uso de la fuerza no es ni necesario ni moral, nada mejor que sustituir las armas por mangueras, picos y palas.

Pero la realidad es tozuda, y los españoles, más. El desfile ha puesto de manifiesto otra vez el cariño de los españoles hacia la Legión y la Guardia Civil. Los dos cuerpos que mejor simbolizan la nación y su defensa. Justo aquello que Zapatero más desprecia.

11 octubre 2007

PON UNA BANDERA DE ESPAÑA EL DÍA 12 DE OCTUBRE EN TÚ BALCÓN

El día 12 de Octubre cubramos España de banderas Nacionales, sin partidismos, sólo la rojo y gualda ondeando al viento. En cada balcón, en cada ventana, nuestra enseña Nacional, para despertar conciencias dormidas, para no olvidarnos, y recordar, quiénes sómos, de dónde venimos y dónde queremos ir.

¡QUE NUESTRA BANDERA ONDEE AL VIENTO EL 12 DE OCTUBRE!

¡SOLO UNA BANDERA, LA ESPAÑOLA¡



08 octubre 2007

Zapatero y su doctrina "Hay que apoderarse del alma de los niños"

Educación para la Ciudadanía inculcará “doctrina Zapatero” a escolares españoles. Ahora puedes unirte a la campaña contra Educación para la Ciudadanía.

La asociación Profesionales por la Ética denunció que la nueva asignatura de “Educación para la Ciudadanía” implica el descarado proyecto de imponer obligatoriamente la doctrina Zapatero en las escuelas.A través de un comunicado, la asociación asegura que el PSOE ya hizo público el verdadero propósito de este polémico curso a través del Manifiesto “Constitución, Laicidad y Educación para la Ciudadanía” publicado por el partido con motivo del 28º aniversario de la Constitución Española.

Desde aquí denunciamos que los contenidos de Educación para la Ciudadanía instruirán a los alumnos en los nuevos derechos del Gobierno Zapatero: aborto, matrimonio entre homosexuales y exclusión radical del hecho religioso porque, según el PSOE, las religiones son la causa de todos los males del mundo.

Advertimos que al tratarse de una asignatura evaluable y obligatoria, los alumnos que no asimilen los contenidos impartidos podrán perder su beca escolar o repetir curso o, simplemente, ser suspendidos por no compartir las ideas del gobierno socialista.

Hay que saber que la nueva materia escolar ignora absolutamente el artículo 27.3 de la Constitución Española, que reconoce a lo padres el derecho a que sus hijos reciban la formación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones.

Según dice Jaime Urcelay, presidente de Profesionales por la Ética, "se trata de un intento evidente e insólito de transformación de la sociedad mediante el adoctrinamiento obligatorio en la escuela".

La referencia a la Constitución de la Segunda República no es accesoria en absoluto. No hay que olvidar que fue Rodolfo Llopis, Director General de Enseñanza Primaria del Gobierno republicano-socialista y después Secretario General del PSOE, el que lanzó en aquel momento político la conocida y tremenda consigna: '¡hay que apoderarse del alma de los niños!'.



¡ZP! ¿Deja a los niños en paz! www.epcno.org

03 octubre 2007

Cataluña quiere que gane España

Los que niegan que en Cataluña hay millones de ciudadanos que se sienten españoles, y que disfrutan con las victorias de la selección "roja", Fernando Alonso o Rafa Nadal, lo tienen claro: tenemos una sociedad con una minoría muy ruidosa de independentistas que convive con una mayoría muy amplia y muy silenciosa que se siente española, en mayor o menor grado, sea "tan catalán como español", "más catalán que español, pero español también" o más "español que catalán, pero catalán también".

¿Qué en el 2050 la situación puede ser muy diferente? Es posible si los que desea la soberanía de Cataluña trabajan con firmeza para conseguir este objetivo. Pero tengo la sensación que en el 2014 no habrá dado la vuelta a la tortilla. ¿Qué es normal que algunos quieran la derrota de la selección española, porque España no deja competir a las selecciones de Cataluña? Cada cual puede sentir lo que quiera, pero los independentistas han de aceptar que si ellos no quieren que gane España, también es legítimo que millones de catalanes deseen la victoria de los combinados españoles. ¿O la libertad de pensamiento sólo puede ir en una única dirección?