20 julio 2007

El doberman de los cachorros

Por Ignacio Villa en Libertad Digital

No falla. Los socialistas siempre sangran por la misma herida. Los cachorros del PSOE, es decir, las Juventudes Socialistas, han preparado un video para el Congreso de este fin de semana en el que se simula un partido de rugby entre jóvenes socialistas y populares. En esta confrontación aparentemente deportiva se relaciona la imagen de Aznar o de Rajoy con la intolerancia y el retroceso, apareciendo en los brazos de los populares un tatuaje de ETA y en sus camisetas el logotipo de FAES. Todo un ejemplo de propaganda zafia, burda y chusca. Toda una demostración de la forma de hacer política del partido socialista.

Con este video, a pocos meses de las elecciones generales, el PSOE recupera el doberman felipista. En este caso es un simple cachorro, pero trae consigo las mismas malas artes de siempre: el insulto y la descalificación. Ni talante, ni talento; simplemente una ramplonería típica de Ferraz, especialmente cuando se dan cuenta de que el agua les está llegando al cuello.

Este video de las Juventudes Socialistas es, sin duda, el aperitivo de lo que se nos va a venir encima en los próximos meses. El PSOE va a mostrarnos todo su repertorio. Asistiremos al clásico espectáculo zafio y tosco del ventilador, imprescindible para quienes se muestran incapaces de llevar a cabo un proyecto que ilusione a los españoles. Cuando un partido en el Gobierno tiene que recurrir a esta estrategia es que está bajo mínimos. Se sienten fuera de circuito, en estado terminal. El video del rugby representa a la perfección la forma de hacer política de Zapatero. Un estilo que deja mucho que desear.

De todos modos, detrás de ese video no están las Juventudes Socialistas, sino un Pepiño Blanco especialista en representar de manera mediocre el verdadero talante del presidente del Gobierno. Lo de las Juventudes no es más que el espejo fiel de los insultos de cada lunes, cuando Blanco comparece ante los medios de comunicación para leer con muy poca fortuna lo que otros le han escrito. Este video es la vuelta al más puro felipismo del doberman, por más que en esta ocasión se vista de cachorro. El fondo y la forma son las mismas. El doberman de los cachorros utiliza las mismas artimañas que el doberman de los mayores. Y esto no ha hecho más que empezar.

1 comentario:

Pérez Bayuerro dijo...

Cuanta razón tiene Ignacio Villa en este artículo.