14 marzo 2007

ZP y Rubalcaba. Fuera máscaras.

El Gobierno de Zapatero muestra dos caras completamente distintas, irreconciliables la una con la otra. Toda la consideración, la ternura, la pusilanimidad que muestra ante la banda asesina ETA, toda su prestancia a cumplir sus objetivos, toda su genuflexión moral y política ante ellos se torna inflexibilidad, dureza a cara de perro y sectarismo hacia a las víctimas y frente a la oposición democrática. Zapatero cortó la mano tendida que le ofrecieron en su momento las víctimas del terrorismo, como lo ha hecho de forma repetida con los ofrecimientos reiterados de Mariano Rajoy para que Zapatero reconduzca su trayectoria radical y rupturista.

Por eso adquieren tanto significado las palabras, extraídas del discurso de este sábado, en las que hablaba de la necesidad de "recuperar el consenso"; pero, dado que "no es posible alcanzarlo con el gobierno, yo quiero establecerlo con la gente, con los españoles". Rajoy quiere llegar a un acuerdo con la mayoría de los españoles que, desde diversas tendencias ideológicas, sencillamente se oponen a la deriva que está tomando el gabinete de ZP, en el poder gracias a los trenes.

Los socialistas saben de la fuerza que el movimiento cívico contra la rendición, y calculan el efecto electoral que puede tener. Pero en lugar de rectificar, huyen hacia delante y profundizan en su estrategia de deslegitimación del centro derecha a existir, a manifestarse en la calle o en cualquier medio, a presentarse a las elecciones, a participar en la democracia. Es el cordón sanitario, que se empezó a hilar con la misma llegada de Zapatero a la Moncloa, y que no ha hecho sino estrecharse desde entonces.

El periodico PRISOE 'El País' dio rienda suelta a su filosofía totalitaria, identificando el ejercicio de un derecho individual con el ataque a las instituciones. Ya sabemos qué clase de "instituciones" tiene 'El País' en mente para España. Saramago, que dijo de la democracia "la debemos cuestionar a cada oportunidad", y sin perder esta que se le acaba de presentar, ha advertido al PP que "va a pagar muy caro" haber convocado la manifestación. Doscientas personas, acaso doscientas mil según la delegación del Gobierno, se han manifestado en Madrid exigiendo la ilegalización del PP. Reaparece, con burda manipulación, el fantasma de la ultraderecha. Estos días se le ha acusado nada menos que de dar un golpe de Estado.

Cuanto más cerca de la victoria señalen las encuestas y el resto de indicios a los populares, más vamos a contemplar el espectáculo de numerosos socialistas quitándose la máscara de demócratas y dejando ver sus más íntimas convicciones, según las cuales un partido de corte liberal conservador no es más que un estorbo. Sólo una reacción cívica y ciudadana como la que está en marcha podrá refrenar los planes más radicales de Zapatero.

Rubalcaba y sus propias mentiras


Si algo puede sacarse en claro del duelo dialéctico que ayer mantuvieron el ministro del Interior y Eduardo Zaplana en el Congreso de los diputados, es que Alfredo Pérez Rubalcaba es un mentiroso incorregible y escurridizo. Durante días ha estado sembrando de falacias las portadas de los medios afines en su búsqueda incansable de un caso parecido a la excarcelación de De Juana. No decimos igual sino parecido, pero no lo ha encontrado, porque no existe una arbitrariedad semejante en los treinta años de lucha antiterrorista en democracia; ni con Suárez, ni con Calvo Sotelo, ni con González, ni con Aznar.

Lo que se ha otorgado al terrorista es un tercer grado encubierto ya que el tercer grado de verdad no podían concedérselo con la Ley General Penitenciaria en la mano. Lo peor de todo no es que no pudiesen porque la Ley en sí se lo impidiera, sino porque De Juana se ha negado a arrepentirse de sus delitos y no ha mostrado intención de abandonar su actividad criminal. Así de duro. Así de fraudulento con la Ley.

Pero esta no ha sido la única mentira de un ministro que, por días, se está cociendo en la propia ponzoña que él mismo ha tratado de inyectar. Desdiciéndose de lo anterior, aseguró ante la cámara que barajó la opción de conceder el tercer grado y la deshechó a sabiendas de que se le podía aplicar al preso. Dejando a un lado las imperdonables lagunas jurídicas del ministro; ¿en qué quedamos? ¿El tercer grado o el atajo del 100.2? ¿Cuántas opciones tuvo el ministro sobre su mesa antes de perpetrar la infame excarcelación de un asesino? Todo indica que lo que Rubalcaba hizo fue buscar un hueco para sacar a De Juana de la cárcel lo antes posible y cargándoselo a la Junta de Tratamiento de la prisión. De un modo silencioso, violentando la Ley y burlando al Estado de Derecho y al sentido común más elemental.

Encerrado en su laberinto ha vuelto sobre el tercer grado asegurando que De Juana se lo merecía en virtud del artículo 104.4, que dice que puede concederse a un preso el tercer grado si padece una enfermedad incurable. Doble mentira. Una, De Juana Chaos no padece una enfermedad incurable sino simple delgadez por dejar de comer. Y dos, el artículo 104.4 del Reglamento Penitenciario está por debajo del 72 de la Ley General Penitenciaria, el mismo que establece las condiciones para que se otorguen los terceros grados, es decir, arrepentimiento y abandono de la actividad criminal. Por principio un Reglamento está siempre subordinado a una Ley y no al revés. Un ministro debe saber de lo que habla, y más en un asunto tan importante como este.

No nos cabe duda de que Rubalcaba sabe de lo que habla, sabe bien lo que oculta y conoce a fondo las razones por las que el sanguinario De Juana tiene un pie en la calle. Sus mentiras reiteradas están a la vista. Ha intentado escurrirse pero la cacicada es de tal magnitud que, al menos esta vez, no lo ha conseguido. Zapatero, entretanto, ni sabe ni contesta.

13 marzo 2007

En Moncloa no saben qué hacer

Comprendemos que Sonsoles, la esposa del presidente Zapatero, se quiera ir del palacio de la Moncloa y perderse en París durante unos meses, con cualquier excusa como un curso de canto, o para seguirle la pista a Segolene, la zapatera. En realidad Sonsoles se va porque no aguanta más la locura que ha invadido el palacio de la Moncloa desde que el pasado 30 de diciembre estalló la bomba de ETA en Barajas, a las pocas horas de que Zapatero nos anunciara el mejor de los momentos posibles en la lucha contra ETA.

A partir de ese momento la Moncloa se convirtió en una casa de locos. A María Teresa Fernández de la Vega le dio por viajar a Suiza, unos dijeron que a hablar con ETA, y otros que a una fiesta de Ana Patricia en la que dicen que se coló Pedro J. El propio Zapatero regresó a Doñana con la familia como si nada hubiera pasado, y Rubalcaba se quedó solo en Madrid al mando del buque herido por el torpedo de ETA, y suponemos que borrando las huellas o registrando los cajones del palacio de la Moncloa, que es lo que corresponde a un ministro de Interior.

Lo cierto es que desde entonces Zapatero no da pie con bola, y cada día que pasa está empeorando su situación. Ahora desde el diario El País le exigen que comparezca él en el Parlamento para dar la cara sobre la excarcelación de De Juana, que le quiere colgar en las espaldas al sufrido Rubalcaba. Pero el presidente se resiste porque sabe que ya no controla, como antes, la situación, y que se puede quedar mudo o irse de la lengua, como le ocurrió hace poco en el Senado donde sacó la furia contra Pío García Escudero. Hasta Rajoy le llamó hooligan. Por primera vez, al Bambi se le cayó el dibujo coloreado de la factoría Disney y en vez de los dientes de leche enseñó unas fauces afiladas de carnívoro depredador. Las mismas con las que ha devorado dentro del PSOE a Bono, Vázquez, Ibarra, Díez, Redondo, Guerra, Leguina y, si lo llega a pillar, también a González, que se le escapó porque se escondió en la cajita del reloj de cuco.

Zapatero necesita un psiquiatra, quizás el cordobés Castilla del Pino, alguien que le eche una mano. Tras el bombazo de Barajas sólo quería suspender por unos días o semanas la negociación con ETA y hubo de ser Rubalcaba quien anunciara que la relación con ETA estaba “rota y liquidada”. Luego el presidente fue al debate del Parlamento como un zombie, pero lo ganó a los puntos porque Rajoy se pasó de frenada y le pegó hasta al mismísimo árbitro de la velada. Pero el presidente regresó a su limbo de la locura y le compró a De Juana un par de billetes de ambulancia para Donostia, y unos bocadillos de jamón para el viaje del preso, que siempre va con su novia a todas partes.

Cuenta uno de nuestros espías en Moncloa que el sábado, tras la partida de mus —es un jugador de chica— se quedó a ver la manifestación del PP por televisión, a contar las banderas franquistas que paseaban por Recoletos y cuando vio el espectáculo se asustó. Se había equivocado, como días atrás cuando decidió desempolvar otras políticas del pasado de la lucha contra ETA y se le apareció Rafael Vera en Madrid rodeado de toda la banda de Interior, de los GAL y de los fondos reservados, y el tiro le salió por la culata y le dio a Moraleda en un ojo, de ahí la cara de estupor del falso Fernandell, del portavoz monclovita, cuando el pasado sábado pretendió decir que la manifestación del PP había sido un fracaso —“han pinchao”, escribía el pelota de la Moncloa—, en contra de lo que vieron todos los españoles. Es como cuando otro portavoz, Pío Cabanillas Jr., anunció que había fracasado la huelga general que le hicieron a Aznar cuando todavía no había empezado. A ese Pío la falsa propaganda le costó el cargo, pero Moraleda sigue como si nada. Como Pepiño Blanco, que no hace mucho se reía de las malas notas de Rajoy en las encuestas y ahora dice que Rajoy es un peligro para España. ¿En qué quedamos, Pepiño?

En Moncloa no saben qué hacer, se quejan de la manifestación y de la que viene pronto en Navarra, y ellos se suben a otra de IU sobre los fantasmas del pasado de Aznar y la guerra de Iraq y también contra Estados Unidos, otra vez, y luego quieren que Condi Rice venga a Madrid. Y se sorprenden cuando Al Qaeda les dice que tienen que retirar las tropas que han llevado de Iraq a la guerra de Afganistán, país donde está Ben Laden, cosa que no se le había ocurrido a Moratinos ni a Bono, ni a Zapatero, vaya por Dios. A lo mejor pensaban en la Moncloa que con la Alianza de Civilizaciones, la que jalean con subvenciones oficiales el Zandi, Aranda y González, ya estaban inmunizados y fuera de peligro. Van listos. No saben qué hacer, ni por dónde tirar.

El diario El País le ha dicho a Zapatero que tiene que ser él quien hable sobre De Juana en el Congreso de los Diputados, pero no se atreve, se resiste, cree que eso lo desgasta y huye como un cangrejo o como un tanque italiano de esos que tenían una marcha hacia delante y cuatro hacia atrás, que decía Helmut Schmidt. Zapatero está tocado, está ido, y se teme que se le derrumbe el castillo de papel cartón. Ha jugado al republicanismo, el de Petit o el de Negrín, y ahora se queja de que los del PP saquen de paseo la bandera de España y toquen el himno nacional —el lolo, lololo…—, diciendo que el PP se apropia de manera indebida del nombre y de los símbolos nacionales. Pues lo tienen muy fácil, que saquen banderas españolas y pongan el himno en la manifestación sobre Iraq. ¿Y si allí los de IU les llenan la calle de banderas republicanas? ¿Y no era España una nación discutida y discutible? Señor, ¡qué confusión! Comprendemos que Sonsoles se vaya a París, y mucho nos sorprendería que no quiera regresar antes de unos meses, o de un año, quizás hasta que pase la campaña electoral.

11 marzo 2007

La mayor manifestación nunca jamás vista en Madrid. Más de 2.000.000 de personas contra la política antiterrorista de ZP. ESCUCHA A TU PUEBLO !!

Un presidente que llegó al poder gracias a los terroristas contrae un vínculo fáustico de por vida. Sólo los terroristas deciden cuándo saldrá del poder, y hasta cuándo les servirá desde el mismo. Este otro 11 de marzo, tres años después de aquel sangriento jueves que le hizo ganar las Elecciones contra toda evidencia, Zapatero es un presidente más débil y, por lo tanto, más peligroso para España. Un gesto de ETA, un simple comunicado, una promesa renovada de paz que reanime su proceso, su único programa político, su kit de supervivencia, sólo conseguirá precipitar la política de cesiones.

Desenmascarado incluso por sus votantes, desacreditado por la fácil y cobarde humillación de las víctimas, abominado por al menos la mitad de la nación, como ningún otro mandatario desde Fernando VII, por su ensañamiento en la traición, ¿de qué no será capaz a partir de ahora, a cambio de una prórroga otorgada por un gesto de los terroristas? Por eso, la respuesta del movimiento cívico debe ser el mantenimiento de la resistencia pacífica en la calle, y la del PP, volcarse en la batalla de las autonómicas (particularmente, en Navarra, pieza clave de la estrategia conjunta de Zapatero y ETA) y, a continuación, en el objetivo de un adelanto electoral que restituya cuanto antes a los españoles una soberanía que este presidente legal, pero ya completamente ilegítimo, ha puesto en rebajas a los terroristas.

Es indispensable que el foco de resistencia pacífica nacido en el seno del movimiento de las víctimas y galvanizado por el colosal potencial movilizador y pedagógico del primer partido político de España en número de afiliados conserve viva y lúcida su heróica impugnación moral de un presidente consumido por la debilidad y desbordado por el desafío de los enemigos de la libertad y de España.


Es clave que la llamada de Mariano Rajoy a “todos los españoles a los que les importe España” para que pongan “fin a esta situación” de crisis nacional llegue al último rincón del último hogar del país; y sólo la conmovedora conjura cívica confirmada este sábado por dos millones de personas en las calles de Madrid puede propagarla.

Por eso, lo más difícil y duro de este auténtico movimiento por la independencia nacional empieza ahora. Después del vibrante clamor de unidad en la ciudad más abierta y plural de España; después de un vendaval de banderas jamás visto y de un rescate popular del himno, convertido en símbolo de la libertad, llega el verdadero desafío: un Gobierno acorralado, más rehén que nunca de la voluntad de ETA, y, por lo tanto, más despótico y dispuesto a perpetrar más injusticias que nunca para satisfacer a los terroristas.

Ahí está nuestra España. Y es de justicia que, embargados aún por la emoción, rindamos tributo a un partido político que ha sabido servir el mandato profundo que congregaba a los dos millones de asistentes a la mayor concentración humana, nacional, democrática y pacífica de nuestra Historia. Justo es reconocer al PP que, en lo esencial, ha sabido estar al servicio de España y no servirse de ella. Justo es reseñar que, por encima de algún error de organización –la música, sobre todos- y de las inveteradas, reiteradas, patológicas vacilaciones de un discurso político más pendiente de los contrarios que de los propios, de qué dirán que de lo que se dice, el Partido Popular ha sabido estar a la altura que esta tragedia nacional nos demanda y que el amor a España nos prescribe.

Viendo a la nación en pie, como una inmensa bandera al viento de marzo, será necesario y resulta obligado hacer el análisis crítico de lo que pudo pasar y no pasó o pudo decirse y no se dijo. Pero ha sido el PP el que ha sido capaz de reunir a la Nación. Ha sido el PP el que ha prescindido de sus banderolas de partido para sumergirse en un mar de banderas nacionales. Ha sido un partido político el que, con todas sus limitaciones, ha conseguido que la nación pueda mirarse en el espejo y ver que tiene mucha vida atrás, mucha vida dentro y toda nuestra vida por delante para cumplir la difícil tarea cotidiana de la libertad. Por la Libertad, sí, y por España, más sí, justo es rendir tributo al Partido Popular. Incluso antes de votarle.

VÍDEOS de la masiva manifestación: Así lo ha contado LIBERTAD DIGITAL TV

10 marzo 2007

Nuevas Generaciones de Madrid edita un video de homenaje a las víctimas del criminal De Juana

Nuevas Generaciones de Madrid ha editado un video de homenaje a las víctimas de De Juana. El vídeo recorre los lugares en los que el asesino etarra acabó con la vida de sus 25 víctimas. El video ha sido producido en su totalidad por los jóvenes madrileños con una calidad técnica impecable y un claro mensaje de no cesión al terrorismo.

Nuevas Generaciones de Madrid convoca a todos los jóvenes madrileños a la manifestación de mañana sábado 10 de marzo convocada por el Partido Popular bajo el lema:

"España por la libertad. No más cesiones a ETA".

Homenaje de NN.GG. de Madrid a las víctimas de De Juana Chaos


Nuevas Generaciones de Madrid acaba de presentar en su página web, www.nnggmadrid.org, un vídeo en homenaje a las 25 víctimas asesinadas por el etarra Ignacio de Juana Chaos y en el que se anima a todos los ciudadanos a participar en la manifestación convocada por el Partido Popular para este sábado 10 de marzo.

El vídeo ha sido grabado, editado y protagonizado por afiliados de Nuevas Generaciones de Madrid en los seis escenarios donde este terrorista ha cometido sus asesinatos. Podrá difundirse por Internet, email, Móvil por mensaje MMS, versión para IPOD y para pocket PC, PDA y PAM. Todas estas modalidades estarán disponibles en su página web y en los diversos portales de vídeos en internet.

Se trata de un vídeo en el que no se anima a la crispación ni confrontación sino que prima el homenaje a las víctimas y en las ganas de cambio que tienen los ciudadanos con respecto a la política antiterrorista del Gobierno socialista.

Para Nuevas Generaciones de Madrid es inconcebible que un terrorista sanguinario no arrepentido sea liberado por razones humanitarias, cuando no debería salir de prisión al menos hasta cumplir la máxima condena. Eso sienta un precedente peligroso y nos demuestra a los jóvenes que con tal de obtener réditos electorales y políticos, el Gobierno de Zapatero juega con nuestro futuro y coarta nuestras vidas a lo que nos imponen los terroristas.

Semanas de grandes movilizaciones

Desde que se conociera que el presidente del Gobierno había tomado la decisión de liberar al terrorista Ignacio de Juana Chaos, Nuevas Generaciones de Madrid ha protagonizado un gran movimiento ciudadano de protesta y que comenzó con una acampada frente al Ministerio del Interior en la noche del pasado jueves 1 de marzo. En la noche siguiente, viernes día 2, llenó de velas la Plaza de la Villa de Madrid y posteriormente se realizó una marcha por las calles del centro de la capital.

El domingo 4 se realizó un viaje a San Sebastián para realizar una nueva protesta frente al hospital Donostia y durante esta semana se ha realizado una concentración diaria en la Plaza de la República Dominicana con manos blancas, velas, camisetas y flores. Ayer miércoles se colocó un gigante lazo de 35 metros en la Plaza de Colón en homenaje a las víctimas de ETA y en especial a las de este terrorista.

08 marzo 2007

La incompetencia política y el desprecio por la legalidad, la Constitución y la Democracia por parte de Zapatero

El PP ha convocado una manifestación en Madrid para el sábado contra la liberación de De Juana, pero al final es el propio Zapatero el que con sus modales y nerviosismo se está convirtiendo en el verdadero animador de la marcha del PP, de la que su Gobierno y su partido intentan sacar ventajas con un furioso y desmedido ataque a los ya pasados gobiernos de Aznar, que en esto de la política antiterrorista no causarán efecto alguno, sino un mal mayor y más creciente en las filas y dirigentes moderados del PSOE, en donde los disparates de Zapatero no dejan de hacer mella, hasta el punto de que circulan rumores, cada vez más insistentes, sobre una posible revuelta interna e incluso sobre el abandono del partido de destacados militantes socialistas del País Vasco, donde las altas cotas de indignación de los socialistas que allí han sufrido y soportan el terrorismo y las amenazas de ETA parecen haber superado todo lo soportable.

Y no digamos si en ese ataque de locura que invade la Moncloa y la sede central de PSOE se permiten comparar la excarcelación de De Juana con cualquier intento para salvar al asesinado Miguel Ángel Blanco o al torturado, con 500 días de infame prisión, Ortega Lara. Y todo ello ocultando en este caso Zapatero que todas las iniciativas de los gobiernos de Aznar en estos asuntos fueron aprobadas y apoyadas por el PSOE y Zapatero, como presume el propio presidente del Gobierno cuando se queja de la falta de apoyo del PP a su política sobre el terrorismo, que nunca quiso consensuar con el PP sino con todos los partidos nacionalistas, incluida Batasuna.

Una vez más, y ya van muchas, la incompetencia política y el desprecio por la legalidad, la Constitución y la Democracia por parte de Zapatero se hace patente y patética, como se evidenció en su actuación de ayer en el Senado, en la que, como le dijo Rajoy, habló más como un hooligan que como jefe del Gobierno. Intentando, desde el Gobierno, el control de la oposición, cuando es la oposición la que tiene que controlar al Gobierno en una democracia que se precie de serlo.

Cree Zapatero que, con todo este ruido, sus votantes, militantes y dirigentes se van a unir en torno a su persona para hacer frente a un PP al que quieren llaman hipócrita (para hipocresía sus concesiones a ETA para salvar la negociación), pero se equivoca porque la gran mayoría de sus seguidores, como lo han revelado las encuestas, están en contra de la excarcelación de De Juana y del acatamiento de su chantaje, y si pudieran ellos harían otra manifestación en contra de su presidente y líder del partido. Y si esto no ocurre es porque están las elecciones municipales a la vuelta de la esquina y en el PSOE han tocado la corneta del cierre de filas, aunque ya veremos si el trompetazo no arrastra un aumento de la abstención, como ya les ha ocurrido en Cataluña y Andalucía, a propósito de sus respectivos Estatutos.

El presidente está jugando con fuego y se puede quemar porque su escapada hacia nadie sabe dónde parece más una desbandada que otra cosa, y prueba que carece del menor proyecto político, sensato y razonable para España. Acusa al PP de hacer política con el terrorismo (que fue lo que hizo el PSOE en las elecciones del 2004, y puede que de una manera tan justificada como la de ahora), y resulta que su única política consiste en estigmatizar al Partido Popular, al que está llevando en volandas, revaloración el papel de Rajoy (dentro y fuera de su propio partido) que estaba muy bajo de valoración y, entre otras cosas, ayudando a convocar la manifestación del sábado e incluso la moción de censura a la que se resisten los del PP, pero que acabará presentándose en el Congreso si Zapatero se resiste a debatir en la Cámara la excarcelación de De Juana. Y con mayor motivo si triunfa, como parece previsible, la manifestación que se acaba de convocar.

Al presidente se le ha caído el talante y también la sonrisa. Está crispado contra el PP y sabe que hay ruidos de indignación en el PSOE. Y en un intento desesperado intenta unir a los suyos acusando a los demás de lo que es su exclusiva responsabilidad: la infame excarcelación de De Juana en pago a ETA para volver a parlamentar.

07 marzo 2007

Lazos azules por la LIBERTAD

LLAMAMIENTO GENERAL PARA MOVILIZARTE CONTRA UN GOBIERNO QUE HA DADO LA ESPALDA LAS VICTIMAS DEL TERRORISMO.

A partir de este miércoles, un lazo azul de 16 metros de alto por 5 de ancho ondea en la fachada de la sede nacional del PP en la madrileña calle Génova. El despliegue de la enseña, que ha durado casi media hora, se ha celebrado en un acto en el que ha partido el secretario general del partido, Ángel Acebes, quien ya lució el lazo este martes. La insignia, que simboliza, según ha explicado el PP, la libertad frente al terrorismo, también será desplegada en Colón. Su tamaño, aún mayor que el de la sede popular: 30 metros de largo.

Llamamos a todos los españoles, sean de derechas, sean de izquierda, sean de centro, hayan votado lo que hayan votado, pero que no están de acuerdo con que al final la banda terrorista gane y el Estado de Derecho pierda, ya que ha habido demasiados sufrimientos, ha habido tantos sacrificios en defensa de nuestra libertad en España que no hay derecho que ahora un gobierno los tire todos por la borda.

En definitiva de lo que se trata es de defender la libertad en España porque la amenaza terrorista atenta contra la libertad además de que por nuestra dignidad no se puede someter al chantaje de una organización terrorista, ni España, ni el Gobierno.

Es la primera vez que un gobierno cede ante el chantaje de una banda terrorista. Por eso el Partido Popular ha tenido que tener esta respuesta, porque los españoles tenemos que buscar todas las fórmulas para decirle al Gobierno que a estas alturas no podemos ceder ante el chantaje de los terroristas. No se cedió con Miguel Ángel Blanco, no se cedió con Ortega Lara. ¿Por qué ahora cuando estaban derrotados se va a ceder y se va a humillar a las víctimas y se va a perder la oportunidad de derrotarles desde la ley, desde el Estado de Derecho? No hay precedentes“, ha insistido el secretario general de los populares, quien ha alertado de que se esperan nuevas cesiones del Gobierno a la banda terrorista, como "la vuelta de Batasuna a las instituciones".

Una manifestación como ésta pretende que un terrorista no imponga a los españoles sus condiciones porque a través de una huelga de hambre no puede conseguir un terrorista la libertad. No pueden mandarle a casa sin que cumpla íntegramente las penas. Hay una forma de decirle al Gobierno todos los españoles que cuando ahora salga del hospital no se puede ir a su casa sino que tiene que volver a la cárcel, y eso sólo lo podemos conseguir a través de una gran movilización.

Hemos visto cómo Zapatero no ha querido ni siquiera ir al Congreso de los Diputados a dar una explicación. Esta ha sido una decisión que ha generado mucha indignación en los ciudadanos, en los medios de comunicación y en la gente de cualquier ideología, haya votado lo que haya votado.

El PSOE y las dos vías de negociación con ETA durante el secuestro de Ortega Lara
"La lista incompleta de Zapatero", por Cayetano González (El Mundo)

03 marzo 2007

La cobardia de un gobierno. El socialista.

Lo ocurrido con De Juana Chaos es algo muy propio de Zapatero, de esa extraña mezcla de presunto talante que esconde la falta de talento y de capacidad de entender y valorar lo que muchas de sus decisiones significan a la luz del Estado de Derecho, la dignidad nacional y los sentimientos de los ciudadanos, lo cual suele importar más bien poco al presidente mientras las encuestas preelectorales no le anuncien una debacle, y mientras la oposición del PP siga haciendo las cosas no muy bien. Lo ocurrido con De Juana es una falta el respeto no sólo a la ley, sino también a las víctimas de los terroristas y al sentir general de los españoles, de izquierdas o de derechas. Y si Zapatero ha tomado esa decisión sin más, sin contrapartida alguna por parte de la banda, y sólo por miedo a que le pongan otra bomba en campaña electoral, entonces el disparate habrá sido aún mayor porque habrá aceptado el castigo que ETA le puso en Barajas como merecido —letra con sangre entra, se dirán los etarras— y habrá enseñado a la banda lo que tiene que hacer para conseguir ventajas. De la misma manera que De Juana enseñó a cualquier preso cuál es la fórmula para salir de la cárcel: la huelga de hambre.
El desgobierno de ZP ha aceptado el chantaje de la huelga de hambre del terrorista-criminal NO arrepentido de sus crímenes (25 muertos), es muy grave, una infamia política y moral y una derrota en toda regla del Estado de Derecho por causa de un Gobierno que se ha rendido ante las presiones del terrorista, así como de la propia ETA y de su entorno político, de los que Zapatero a lo mejor espera algún tipo de compensación en los próximos días.

La decisión del Gobierno ha provocado una dura y justificada respuesta de la oposición y una ola de indignación en toda España tanto de izquierdas como de derechas, y de especial manera en los colectivos próximos a las víctimas del terrorismo, fuerzas de seguridad y ejército, los que más han sufrido las acciones criminales de ETA.

Zapatero ha preferido convertir a De Juana Chaos en un héroe en vez de que los suyos lo presenten como un mártir que reactive el regreso de ETA a los coches bombas o a los tiros por doquier.

El líder del Partido Popular, Mariano Rajoy, acusó ayer al Gobierno de haberse doblegado ante el chantaje del etarra y anunció un llamamiento a los españoles para reparar esta injusticia que incluye un desafío y una derrota del Estado democrático y de Derecho.

De ahí que lo ocurrido en el día de ayer con el etarra De Juana Chaos tenga más trascendencia que la propia historia del etarra, la batalla política y el proceso de negociación con ETA, porque lo que se ha dejado en evidencia es la capacidad de los terroristas para amenazar no sólo a los ciudadanos a los que persiguen y matan, sino al Gobierno y Estado. Y todo ello haciendo la apología del terrorista De Juana, al que ha convertido en héroe local y triunfador de esta crisis que ZP quiere presentar como la decisión de un Gobierno de izquierda y humanitario que se considera seguro de su base electoral. Y eso que estamos a sólo tres meses de las elecciones autonómicas y locales del mes de mayo, que serán el gran tribunal español sobre Zapatero y su gestión. Y también sobre la presunta alternativa que lidera Rajoy desde el primer y único partido español.

Los españoles debemos respaldar más que nunca la movilización que va a liderar el PP y arropar más que nunca a las víctimas. Sólo la cercanía a ellas marca una verdadera distancia con sus verdugos. No es de extrañar, por tanto, que los socialistas hayan hecho todo lo posible por destruirlas. Cada uno, con los suyos. La derecha, con las víctimas, y la izquierda, con De Juana.