05 enero 2007

ZP necesita ayuda especializada

Zapatero necesita la asistencia de un psiquiatra, reposo, medicación y entretenimiento. El presidente necesita cuidados especiales que le quiten ese tic que tiene y que le obliga a mover insistentemente la cabeza en señal afirmativa, cuando habla o cuando escucha, cuando sonríe en plan talante o cuando está serio en plan temple. Mueve la cabeza sin cesar de arriba abajo como aquellos perritos de juguete que adornaban el cristal trasero de los SEAT 600 en tiempos del franquismo y que les llamaban Procuradores en Cortes. Y además está muy pálido, a pesar del sol de Doñana, por lo que podría sufrir algún otro mal porque está muy delgado y ya no se ríe como antes.

El presidente está enfermo, es lo menos que se nos ocurre ante su desvarío y empeño de seguir negociando con ETA, de volver a la partida de cartas como dice Raúl del Pozo, pero de farol. Es jugador de Mus, pero de chica y ETA lo ha pillado con dos pitos en la mano y la sonrisa de tonto, mientras los de la capucha llevaban solomillo, tres reyes y un as, y además tenían la mano y era imposible perder. Y este inocente les ha echado un órdago a la grande y a los pares para impresionar. ¡Pobrecillo! Es un pardillo que está acostumbrado a jugar a las cartas con el picoleto, Fernandell y Javier de Paz, que son otros tres membrillos, y se creyó que estaba en condiciones de sentarse en la mesa con los encapuchados que además tienen las pistolas montadas debajo de la mesa.

En su partido están asombrados y en su Gobierno también. Se dice que Maria Teresa Fernández de la Vega anda deprimida y desconcertada con lo ocurrido, y que por eso ha tenido que ser sustituida por Rubalcaba en las funciones parlamentarias, aunque según otras versiones a la vicepresidenta le habrían pedido discreción para no quemarse en este momento no vaya a ser que hiciera falta su concurso para ocupar interinamente la jefatura del Gobierno, si los psiquiatras que siguen de cerca el comportamiento del presidente decidieran en cualquier momento su internamiento en un hospital. Algo que al día de hoy no se puede descartar.

En su aparato de propaganda, el Grupo Prisa, todavía continúan sin darse cuenta de lo que está pasando en la Moncloa y mantienen su nivel de amparo y apoyo al presidente y sus palos continuos a la oposición. Y eso que ya han sido varios los colaboradores de El País que han insinuado en sus artículos ?con mucho sigilo, eso sí? el desvarío que embarga al presidente y que, según los servicios secretos paraguayos e israelíes, se debe a la mezcla explosiva ?y nunca mejor dicho lo de explosivo? de su habitual euforia, su optimismo antropológico, y la bomba de ETA, que es la prueba del pesimismo realista elevada al cubo.

De manera que hay que ser un poco pacientes y condescendientes con el pobre Zapatero porque el hombre no está bien, se le ha ido la cabeza, le dan vueltas pajaritos, y no para de decir que sí con la cabeza y no lo pueden frenar. La enfermedad, producto del choque entre esos dos grandes trenes que son el pesimismo y el optimismo, por ahora no pone en peligro su vida o su salud física, la mental sí, pero mucho nos tememos que en esas condiciones no podrá gobernar, no podrá seguir en la presidencia, tendrá que dimitir, o tendrán que cesarlo porque en sus actuales condiciones mentales es muy difícil que pueda continuar. Ya hemos dicho alguna vez lo del ?impechtmen? que acabará siendo una realidad, y no por su incapacidad política ?porque eso sería tanto como llamarlo tonto? sino por su dolencia mental, que dolerle no le duele, pero que lo mantiene en volandas fuera de la realidad. En fin, pobrecillo, a ver si se cura, le deseamos lo mejor, pero mientras tanto sería bueno que alguien en la Moncloa le impida volver a jugar, y menos aún con fuego o con ETA porque podría empeorar.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Desde un principio dije que era un impresentable. Siento profundamente haberme dado cuenta de que mi presagio se quedaba corto porque la verdad es que ZP ha trabajado y se ha ganado a pulso ser no un impresentable sino un verdadero incompetente con un claro y agudo síndrome de estupidez. Supongo que los calificativos anteriores no hará falta justificarlos, ya que nuestro ZP a lo largo de éstos casi tres años nos ha dado argumentos mas que suficientes para ganarse a pulso éstos y otros adjetivos que como yo muchos si tenemos un poco de sentido común se nos pasan por nuestra cabeza cada vez que vemos la gran cantidad de disparates y decisiones para nada acertadas a las que nuestro presidente ZP nos tiene acostubrados a diario. Me quedo con el pensamiento optimista de que "no hay mal que cien años dure, ni cuerpo que lo resista". Pero por favor, ¡no sé si mi cuerpo y el del resto de españoles va a aguantar este caos por más tiempo!

El Cerrajero dijo...

Rodríguez el Traidor es un pollo sin cabeza al que le han puesto la del perrico ese basculante que llevaba la gente en la parte trasera de los coches.

José Antonio dijo...

Ahora, para justificar el optimismo galopante de Zapatero el día 29 de diciembre, cuando anunció un magnífico año 2007 y se vanagloriaba de la ausencia muertes en la Navidad, el Gobierno le ha pasado a su diario de cabecera El País una información en la que se afirma que durante el encuentro que mantuvieron con ETA a mediados del mes de diciembre ?días antes del atentado? se acordó volver a parlamentar en enero o en febrero del 2007.

Y ello le llevó a pensar al presidente que no habría atentados a corto plazo y por eso a decir que no habían cometido errores como había confesado José Blanco unas horas antes. ¿Les parece poco error haber hablado con ETA mientras la banda robaba pistolas, rellenaba zulos, activaba la kale borroka y enviaba cartas con mensajes de extorsión? ¿Les parece poco error y poca concesión política el haberse sentado con Batasuna, una organización que no condena los atentados criminales?

A lo mejor Zapatero no considera un error haber hablado sólo de suspensión del proceso y no de ruptura o final, hasta que se lo ha impuesto su partido. O tampoco para él fue un error avanzar en la negociación sin el apoyo del PP y de las víctimas de ETA.

Pues no, no están dispuestos a rectificar y están buscando la manera de volver a las andadas a la primera oportunidad que se les presente. Con Ibarrtxe, Ternera o con quien sea, y eso de la unidad de los demócratas les importa un pimiento, porque lo único que les preocupa es saber qué piensan los electores de todo esto y si la bomba de Barajas tendrá o no sus consecuencias en las elecciones municipales y autonómicas.

José Antonio dijo...

Este personaje no creo que se entere de lo que sucede a su alrededor. Después de este bárbaro atentado con dos muertos, sigue pensando aún en seguir "su" batalla contra la ETA, desoyendo a millones de españoles y al partido mayoritario de la oposición.

Es un absurdo!!