22 enero 2007

Zapatero no aprende de sus errores

Está visto que al presidente una bomba y dos muertos no le impresionan, por más que lo dejaron desconcertado, en ridículo y asustado el pasado 30 de diciembre.

Por eso todo este proceso ha estado basado en tres grandes mentiras: no es verdad que el Gobierno lidere la lucha contra ETA, argumento con el que exigen un cheque en blanco del PP, porque desde que Zapatero está en Moncloa esa lucha contra ETA sólo la libran los policías franceses; no es verdad que el PP no haya querido apoyar la negociación, sino que Zapatero ha desechado previamente su presencia porque sabía que él pensaba hacer concesiones políticas a ETA y que el PP no aceptaría; no se trata de un proceso de paz, aunque así lo ha aceptado el Gobierno, porque aquí en esta guerra sólo matan unos, los etarras, los de siempre.

Sin embargo el Gobierno, que va de fracaso en fracaso. Si lo hicieron en pleno proceso y euforia de paz, imagínense ahora que estamos en la ruptura, mientras se van desvelando, poco a poco, las mentiras del presidente sobre la fallida negociación.

Si lo hicieron en pleno proceso y euforia de paz, imagínense ahora que estamos en la ruptura, mientras se van desvelando, poco a poco, las mentiras del presidente sobre la fallida negociación.

El presidente Zapatero, mientras se hace la víctima de la presunta intolerancia del PP, empieza a salir de su depresión postatentado de Barajas, y regresa a las andadas, buscando un pacto con Ibarretxe, quien por lo que se ve piensa hacer de intermediario entre Batasuna y el PSE-PSOE, hasta que amaine un poco la tensión social por causa del gran atentado de Barajas. Y va camino de que, como pretende ETA, desaparezca el Pacto Antiterrorista y cualquier otro pacto, porque el PNV ha puesto sus condiciones ?legalización de Batasuna y acercamiento de presos?, que aunque las acepta Zapatero en público no las pueden acatar.

El Gobierno se volverá a equivocar y hace toda clase de guiños a ETA porque temen un segundo atentado y quieren llegar a las elecciones municipales sin más muertos. Y por eso no quiere que se ilegalice al PCTV, las otras siglas de Batasuna, para que el mundo de ETA pueda participar en las elecciones municipales vascas y no tengan que esperar otros cuatros años para ocupar poder local y sueldos, asuntos cruciales para el entorno político y social de ETA. Y para llevar a cabo este regreso a las andadas Zapatero y su gente necesita, paralelamente y para distraer a los suyos, mantener una bronca permanente con el PP.

21 enero 2007

El PP aventaja al PSOE en 2,4 puntos voto tras el atentado de ETA según Colpisa. IU y CiU permanecerían igual

La agencia independiente COLPISA, ha publicado una encuesta en la que el Partido Popular obtendrían entre 163 y 169 escaños frente a los 148 actuales, mientras que el PSOE pasarían de 164 a entre 142 y 152. El Partido Popular, con una expectativa de voto del 40,7%, aventaja en 2,4 puntos al PSOE (38,3%), según los resultados del sondeo realizado por el Instituto Metra Seis, en exclusiva para la agencia Colpisa, sobre una muestra de 2.000 entrevistas realizadas entre los días 8 y 15 del presente mes de enero.

Los populares obtendrían entre 163 y 169 escaños frente a los 148 actuales, mientras que los socialistas pasarían de 164 a entre 142 y 152 El Partido Popular, con una expectativa de voto del 40,7%, aventaja en 2,4 puntos al PSOE (38,3%), segúnlos resultados del sondeo realizado por el Instituto Metra Seis, en exclusiva para la agencia Colpisa, sobre una muestra de 2.000 entrevistas realizadas entre los días 8 y 15 del presente mes de enero. La traducción en escaños de estos porcentajes de votos permitiría al PP obtener entre 163 y 169 escaños frente a los 148 actuales, mientras que el PSOE pasaría de 164 diputados a 142-152. Los populares parecen así romper, de manera coyuntural, el recurrente empate técnico que le vienen atribuyendo la mayoría de las encuestas publicadas durante los últimos meses.

El resto de partidos con representación parlamentaria apenas sufrirían alteración, aunque CiU e IU se muestran al alza y podrían obtener entre 1 y 2 diputados más de los 10 y 5, respectivamente, que tienen ahora; el PNV mantendría sus siete escaños, mientras ERC figura a la baja con la posible pérdida de uno de sus ocho escaños.

La encuesta pone de manifiesto que el PP mantiene unos índices de fidelidad entre sus votantes más elevados de los que es capaz de conservar el PSOE. O, dicho de otro modo, la proporción de votantes fieles al PP -haga lo que haga- es significativamente más alta que la de los fieles del PSOE. Esa es una de las posibles claves para explicar los casi dos puntos y medio de ventaja que le otorga esta encuesta al PP. La otra clave, y no menos importante, sería el deterioro de la imagen del Gobierno y, sobre todo, la de José Luis Rodríguez Zapatero como presidente. Aunque en este aspecto, la imagen del PP y la de Mariano Rajoy en la labor de oposición es aún peor, ya que son más los insatisfechos con el tipo de oposición que practica el PP que los insatisfechos con la actuación del Ejecutivo socialista. Conclusión: los españoles penalizan más el mal gobierno que la mala oposición, aún cuando ésta no les ofrezca motivos de satisfacción.

Los datos del barómetro reflejan también que el 'humor' de los españoles sobre la situación general del país se mueve entre la seriedad y la preocupación, con un balance de opiniones claramente negativo: mientras el 41% de los encuestados considera que las cosas en España marchan actualmente, cuando menos, de forma aceptable («no nos podemos quejar»), la mayoría, un 58%, opina que «no van muy bien» o «nada bien». Llama la atención que el porcentaje de votantes del PSOE que se manifiestan de manera pesimista asciende al 44%, tres puntos más incluso que entre los votantes de Izquierda Unida.

Valoración negativa de la situación política

La valoración que los ciudadanos hacen de la situación política arroja también un balance negativo, ya que solo el 16% la califica de «buena» o «muy buena» frente al 38% que la considera «mala» o «muy mala», y el 44% «regular». Asimismo, son mayoría los que opinan que dentro de un año la situación será «igual» (44%), y se produce casi un empate entre los que piensan que «mejor» (20%) y los que creen que irá «peor» (21%).

A poco más de un año para el final de la legislatura, el 38% de los consultados se muestra «satisfecho» con la actuación del Gobierno del PSOE, frente a otro 49% que se declara «insatisfecho» y un 13% que no se pronuncia. Pero si el balance sobre la gestión del Gobierno es claramente negativo es aún peor el resultado que cosecha el PP, ya que el 62% declara su insatisfacción con la labor del partido que encabeza Rajoy en la oposición y solo el 27% se muestra satisfecho. Resulta cuando menos significativo el grado de insatisfacción con la tarea del PP sea bastante superior entre los votantes de formaciones como CiU (87%), que entre los propios del PSOE (79%).

Zapatero y Rajoy supenden

Asimismo, tanto Zapatero como Rajoy obtienen un suspenso en sus respectivas labores al frente del Gobierno y al frente de la oposición, más sonoro si cabe en el caso del líder popular, que recibe una calificación de 4,2, frente al 4,6 que recibe el presidente. Claro que en el caso de Zapatero solo le suspenden los votantes del PP, mientras que a Rajoy solo le aprueban.

Coherentemente con esta valoración cualitativa del Gobierno, que refleja ya más rechazos que respaldos a su gestión, los españoles le suspenden con una nota de 4,8 puntos, en una escala de cero a diez. Y parece, por tanto, que la figura de Zapatero ha dejado de ser el principal soporte y baluarte de la imagen del Gobierno. El barómetro refleja la valoración de las distintas áreas de Gobierno, y entre las que solo obtiene el aprobado (5,1) la política social. El suspenso es, por tanto, la nota común, moderado en los casos de la política cultural y educativa (4,9), económica (4,7) y exterior (4,6), pero rotundo en las políticas de inmigración (3,9) y antiterrorista (3,3). En esta última calificación es importante subrayar la influencia que pueda tener el hecho de que el sondeo concluyó el mismo día del debate sobre política antiterrorista.

05 enero 2007

ZP necesita ayuda especializada

Zapatero necesita la asistencia de un psiquiatra, reposo, medicación y entretenimiento. El presidente necesita cuidados especiales que le quiten ese tic que tiene y que le obliga a mover insistentemente la cabeza en señal afirmativa, cuando habla o cuando escucha, cuando sonríe en plan talante o cuando está serio en plan temple. Mueve la cabeza sin cesar de arriba abajo como aquellos perritos de juguete que adornaban el cristal trasero de los SEAT 600 en tiempos del franquismo y que les llamaban Procuradores en Cortes. Y además está muy pálido, a pesar del sol de Doñana, por lo que podría sufrir algún otro mal porque está muy delgado y ya no se ríe como antes.

El presidente está enfermo, es lo menos que se nos ocurre ante su desvarío y empeño de seguir negociando con ETA, de volver a la partida de cartas como dice Raúl del Pozo, pero de farol. Es jugador de Mus, pero de chica y ETA lo ha pillado con dos pitos en la mano y la sonrisa de tonto, mientras los de la capucha llevaban solomillo, tres reyes y un as, y además tenían la mano y era imposible perder. Y este inocente les ha echado un órdago a la grande y a los pares para impresionar. ¡Pobrecillo! Es un pardillo que está acostumbrado a jugar a las cartas con el picoleto, Fernandell y Javier de Paz, que son otros tres membrillos, y se creyó que estaba en condiciones de sentarse en la mesa con los encapuchados que además tienen las pistolas montadas debajo de la mesa.

En su partido están asombrados y en su Gobierno también. Se dice que Maria Teresa Fernández de la Vega anda deprimida y desconcertada con lo ocurrido, y que por eso ha tenido que ser sustituida por Rubalcaba en las funciones parlamentarias, aunque según otras versiones a la vicepresidenta le habrían pedido discreción para no quemarse en este momento no vaya a ser que hiciera falta su concurso para ocupar interinamente la jefatura del Gobierno, si los psiquiatras que siguen de cerca el comportamiento del presidente decidieran en cualquier momento su internamiento en un hospital. Algo que al día de hoy no se puede descartar.

En su aparato de propaganda, el Grupo Prisa, todavía continúan sin darse cuenta de lo que está pasando en la Moncloa y mantienen su nivel de amparo y apoyo al presidente y sus palos continuos a la oposición. Y eso que ya han sido varios los colaboradores de El País que han insinuado en sus artículos ?con mucho sigilo, eso sí? el desvarío que embarga al presidente y que, según los servicios secretos paraguayos e israelíes, se debe a la mezcla explosiva ?y nunca mejor dicho lo de explosivo? de su habitual euforia, su optimismo antropológico, y la bomba de ETA, que es la prueba del pesimismo realista elevada al cubo.

De manera que hay que ser un poco pacientes y condescendientes con el pobre Zapatero porque el hombre no está bien, se le ha ido la cabeza, le dan vueltas pajaritos, y no para de decir que sí con la cabeza y no lo pueden frenar. La enfermedad, producto del choque entre esos dos grandes trenes que son el pesimismo y el optimismo, por ahora no pone en peligro su vida o su salud física, la mental sí, pero mucho nos tememos que en esas condiciones no podrá gobernar, no podrá seguir en la presidencia, tendrá que dimitir, o tendrán que cesarlo porque en sus actuales condiciones mentales es muy difícil que pueda continuar. Ya hemos dicho alguna vez lo del ?impechtmen? que acabará siendo una realidad, y no por su incapacidad política ?porque eso sería tanto como llamarlo tonto? sino por su dolencia mental, que dolerle no le duele, pero que lo mantiene en volandas fuera de la realidad. En fin, pobrecillo, a ver si se cura, le deseamos lo mejor, pero mientras tanto sería bueno que alguien en la Moncloa le impida volver a jugar, y menos aún con fuego o con ETA porque podría empeorar.

04 enero 2007

ZP contra las cuerdas

El tiempo acaba poniendo a cada uno en su sitio. Rodríguez Zapatero ha demostrado que no tiene visión de Estado; que gobernar se lo ha tomado como un juego; que su torpeza ya no es disimulable y que sus asesores son una "peña", por no decir una banda, para que no haya confusiones con la otra, la que miente, extorsiona y mata. El presidente ha hecho perder a la ciudadanía demasiado tiempo fuera del Pacto Antiterrorista. Un presidente así no puede ser desaprovechado por Paco Ibáñez en las historietas de Mortadelo y Filemón.

Su primera reacción fue salir corriendo como una rata. En términos teatrales cabe decir que hizo mutis por el foro. Y para mayor bochorno fue a refugiarse en Doñana, como si se tratara de prorrogar unas vacaciones normales. Ahora se comenta que tal vez adelante las elecciones cuando en realidad lo que intenta es ganar tiempo. Cabe pensar que se la ha jugado. Hay que repetir algo que ya se ha considerado en ambiente políticos en términos castizos: puso todos los huevos en el mismo cesto. Es decir, se lo jugó todo a la carta de inmovilizar a ETA y luego acudir a las urnas, en 2008, con la pancarta de la pacificación.

Su comportamiento está siendo cobarde. Ha encargado a Rubalcaba la penosa tarea de hacerse corregir. Ya no se pretende reconstruir el esquema de lucha contra ETA apelando a la solidaridad del PP. A su aportación, a su colaboración. Increíble: se solicita el favor político, en términos de compañía, de los dirigentes populares que precisamente habían sido fumigados desde las trincheras socialistas o, mejor, zapateriles. Había, en su momento, según la miopía de ZP, que apartar al PP de cualquier sombra de protagonismo. Era preciso, según esa misma "visión", que repetir a escala general, nacional, el famoso "pacto del Tinell" que expulsó al PP catalán de todos los foros. Y entre los voceros que hoy pregonan la necesidad de cerrar filas ente todos los partidos figura, haciendo el payaso, un tal Pepino Blanco, que nunca se vio en otra mayor.

Después del desenlace de la falsa "luna de miel" con ETA, Zapatero queda abocado a la derrota electoral futura. Lo que no se sabe es si el PSOE, y con él sus principales notables, intentarán evitar la catástrofe final. Este líder ya no garantiza la continuidad en el reparto del pastel. El Parlamento no le expulsará de la Moncloa por la vía de la moción de censura ni de la cuestión de confianza. Tendría que ser el partido quien se decidiera a desplazarle. ¿Cómo? Eso que lo averigüen ellos, los socialistas. Órganos internos hay para dilucidar los problemas y marcar los rumbos de la organización. Hay quienes en estos días recuerdan lo acertado que estuvo Bono cuando dio el portazo, primero yéndose del Gobierno y después rechazando la oferta de la candidatura para la alcaldía de Madrid. El manchego tendrá sus defectos, sin duda que los tiene, pero está dotado de intuición. Y la verdad ?hay que insistir en ello? es que, tanto si Zapatero arregla las relaciones con ETA, por la vía de la claudicación necesariamente, como si se guarece en su reducto de Moncloa para capear el temporal, el futuro no le sonríe. Esto significa que el PSOE puede haberse quedado sin líder válido. Un líder que pasaba por tener la flor en el culo. Y lo malo es que se lo creía. La suerte venía siendo su compañera. Una compañera esquiva que le ha puesto los cuernos con ETA, fortalecía nuevamente, recuperada en su papel de árbitro de la situación. En condiciones, por tanto, a poco que apriete, de marcarle a España un determinado giro político.

A partir del cierre de esta etapa, ya en caída libre, a Zapatero sólo le queda en la agenda, con pretensiones de cosa vendible o comerciable, la triste Alianza de Civilizaciones. Lo único que le falta sería que la aventura militar española en Afganistán y Líbano conociera un toque de adversidad. Esperemos que no. Mientras tanto, no hay que descartar una crisis de Gobierno. Lo que suele llamarse una remodelación. Saldrían entonces varios ministros y entrarían caras nuevas. Pero la verdad es que quien está sobrando es el posible autor del maquillaje.