20 diciembre 2006

La estatura intelectual y moral de Blanco

La gravedad de lo que Prisa y PSOE montaron a dúo la semana pasada no radica, como muchos han querido hacer ver, en que nunca antes el Partido Socialista se había rebajado tanto, sino en el hecho de utilizar a un discapacitado para satisfacer sus bajas pasiones políticas. Lo emitido por Cuatro dentro de su telediario estrella, el presentado por Iñaki Gabilondo, es de una indecencia tal que sus fautores, embebidos del sectarismo más aberrante, aún no han calibrado. De Prisa, maquinaria periodística especializada en la manipulación y la mentira, puede esperarse cualquier cosa. Del Partido Socialista, según lo visto y oído, también.

La punta de lanza de esta nueva agencia socialista dedicada a la agitación más ruin y cobarde es José Blanco, que es, por añadidura, su hombre más limitado de entendederas y, a su vez, el peor preparado de toda la Ejecutiva Federal. Ruin porque utilizar a un disminuido físico o a una difunta para hacer propaganda política es inmoral y de todo punto vituperable. Cobarde porque Blanco esconde sibilinamente su maniobra tras los cortinajes de un presunto informativo de televisión de estricta obediencia monclovita, y en las entrañas de una tosca pieza propagandística de factura propia.

La estatura intelectual de Blanco es, de este modo, pareja a su talla moral, es decir, insignificantes ambas. No es extraño que sea él, que presume dentro y fuera del partido de ser el número dos del PSOE, el encargado de diseñar las campañas electorales y de coordinar la acción política de una organización que, en ocasiones, se asemeja más a una banda de matones que a un partido político democrático. Tampoco es casual que, en esto de imponer su criterio por encima de cualquier otra consideración, se haya dejado algún jirón moral en el camino. Como el que abandonó a las puertas de la Facultad de Derecho de la Complutense hace un año cuando su coche "oficial" ocupó impunemente la plaza de aparcamiento de un profesor discapacitado.

4 comentarios:

Daniel dijo...

Pepiño Blanco no es un político, más bien un "proyeto" de político.

Saludos

El Cerrajero dijo...

Lo peor de lo que comentas es que es una de tantas.

¡Feliz Navidad mientras nos dejen celebrarlas!

Martha Colmenares dijo...

Hola Vengador, este caso al hacerle seguimiento, es que no deja uno de sorprenderse, con este PSOE, retrógrado e intimidante, así como tu lo calificaste igual lo hice en mi escrito, con el término de la "indecencia". Asunto que ha lesionado delictuosamente los derechos de un ciudadano, más allá de su condición de persona con discapacidad, por ello no es asunto de disculpas. Creo que hay que establecer precedentes, esto ha sido algo muy serio, y someterlo al rigor de la ley.

Un abrazo, desde de Venezuela, ya próximos al día de Navidad. Una Navidad roja para nuestro país. Mis mejores deseos para ti en unión de tus seres queridos y para España.
Martha Colmenares

Vengador dijo...

Gracias Martha. El mismo deseo de Paz y Felicidad para ti y toda Venezuela.