23 diciembre 2006

El 4 de Enero de 1.937 y la 'Memoria histórica' de ZP

Estamos en pleno desarrollo de la mal llamada "Memoria Histórica", ese proceso insensato que la irresponsabilidad, o la perfidia, del desgobierno socialista ha desatado a lo largo y ancho de nuestra patria.

El diario El Mundo, en su número del 3 de Noviembre, publicó un artículo-"la manipulación de la Memoria Histórica"-, del señor José Ignacio Orejas, miembro de la Secretaría de Prensa y Propaganda de la CNT de Bilbao.

Su autor la emprende con el PNV, porque la televisión vasca ha publicado un reportaje dirigido por el historiador nacionalista Koldo San Sebastián, sobre la Guerra Civil en Vascongadas, en el que se manifiesta ?según Orejas-, el servilismo de dicha institución respecto al partido en el poder en nuestra comunidad. La información ofrecida es, para el autor del articulo, netamente sectaria, sobre todo cuando el PNV "acusa de forma categórica y exclusiva a los anarquistas de los asaltos a las prisiones de Bilbao en Enero de 1.937 y de las matanzas consiguientes de presos".

Como es sabido, el 4 de Enero de 1.937, unos aviones nacionales arrojaron algunas bombas sobre Bilbao. Según Speer ?el periodista inglés entusiasta del gobierno de la región vasca, a quien cita José Ignacio Orejas-, el ataque duró siete minutos y mató a tres personas.

En vista de lo cual las hordas del Frente Popular subieron a Zabalbide, donde estaban las prisiones del gobierno de Vascongadas, y en tres horas asesinaron a 228 rehenes de ese gobierno. Eran las víctimas hombres inocentes, sobre los que ningún tribunal había dictado sentencia alguna, y que no habían cometido más delito que creer en Dios y amar a España, su patria. Se consumó así el mayor crimen que en la historia de la Villa de Bilbao se ha cometido en sus setecientos años de existencia.

Montar ahora un gran debate para precisar si los asesinos fueron socialistas de los batallones de la UGT o anarquistas como los del Malatesta, probablemente es un esfuerzo superfluo.

Lo único que a una memoria histórica interesa saber es que los dos grandes responsables de aquella catástrofe fueron el presidente del gobierno de Vascongadas, José Antonio Aguirre, y su Consejero de Gobernación, Telesforo Monzón.

Sabían perfectamente que sus rehenes se hallaban inermes ante un probable ataque de las chusmas revolucionarias. Tenían la experiencia de los asaltos a los barcos-prisión de la ría, donde tres meses antes habían caído docenas de prisioneros. Conocían, supongo lo que el Obispo de Dax declaró a un periódico francés después de visitar esos barcos: En los pudrideros de la ría de Bilbao tres mil rehenes esperan la muerte o la libertad. Lo que he visto es demasiado horroroso o demasiado cruel. En sus flamantes despachos, a unos cientos de metros del lugar de los crímenes, estaban debidamente informados del desarrollo del desastre. Por delante del balcón de la Bilbaína, donde Monzón tenía sus oficinas, pasaban las turbas asesinas.

Pero Aguirre y Monzón nada hicieron para evitar el crimen. "Los consejeros nacionalistas vascos no querían enviar uno de sus batallones para restablecer el orden", escribe Steer. Claro; había un riesgo inminente de que los heroicos gudaris tuvieran que enfrentarse con sus compañeros de armas, los milicianos del
Frente Popular, si intentaban parar la matanza. Y así prefirieron mirar hacia otro lado y dar a los criminales tres horas de tiempo para que pudieran saciar sus ansias sanguinarias.

Y encima tuvo Monzón la desvergüenza de declarar en el 'Euskadi' del día siguiente: "Aquí está el Gobierno cumpliendo con su deber. El gobierno está dispuesto a afrontar todos los peligros y todas las responsabilidades. Cada uno en su puesto, y gracias a eso, Bilbao no ha tenido que lamentar ninguna catástrofe en el día de hoy".

Por esos el nombre de estos dos personajes quedará para siempre grabado en la memoria histórica del mayor crimen que en Bilbao se ha cometido.

2 comentarios:

Geshcann dijo...

Feliz Navidad y esperemos que a la vuelta nuestra memoria siga siendo Historica!! Abrazos!!

Anónimo dijo...

El mero uso de los términos "memoria histórica" ya es una paradoja. La historia, al estar relatada por personas, SIEMPRE va a ser subjetiva, y la memoria, no digamos. Los iletrados que acuñaron la frasecita quieren seguir explotando a la gallina de los huevos de oro, es decir, al ansia revisionista y muy orwelliana del iluminado que (des)gobierna lo que aún es España. A los historiadores se les exige veracidad y rigor, sin pedirles el carnet de demócratas, cuyo derecho de exclusiva expedición se han arrogado estos progres.

Por cierto, me parece "extraño" en sumo grado lo frecuente que está resultando el cierre de webs, "casualmente" todas contrarias a esta chusma. Feliz Navidad a todos.