07 noviembre 2006

Un futuro problematico

En la mayoría de las medidas de gobierno que adoptan los que mandan, se suele buscar más la rentabilidad política a corto plazo que solucionar problemas de futuro.

Un ejemplo lo tenemos en el problema de la inmigración. Es bien sabido ?aunque el gobierno no quiera reconocerlo- que la última regularización masiva que se hizo de los ilegales, ha provocado la avalancha actual. Pero el problema todavía puede ser peor en el futuro.

Ya actualmente la población inmigrante en paro supera el 20%; pero si estalla la burbuja inmobiliaria ?que un día u otro sucederá ? o se produce la recesión económica, como es previsible por la alternancia de los ciclos económicos, nos podemos encontrar a medio plazo con una ingente población inmigrante sin trabajo, disfrutando del subsidio de paro y de otras muchos prestaciones sociales como la sanidad y la educación, pero sin aportar nada a la Seguridad Social. Los problemas económicos y sociales de tal situación pueden ser imaginables. Y no sería de extrañar que se dieran de brotes de xenofobia y la aparición de algún partido de extrema derecha similar al de Le Pen.

Aunque quizá al POSE no le importaría demasiado, si con ello consigue restarle votos al PP. Si además les otorga el voto a los emigrantes a cambio de legalizarlos, su reelección estaría asegurada.

1 comentario:

Ramón García dijo...

Esto pasa por la ineficaz, inutil e irresponsable politica de "papeles para todos".

Ahora habrá que "apechugar" con las miserias que vengan.

Menudo INUTIL!!!.