19 octubre 2006

El Partido Popular condena los episodios de violencia física

El Partido Popular condena los ataques sufridos por parte de algunos de los dirigentes, así como a cualquier ciudadano que ejerza en el marco democráticamente establecido su libertad de expresión. Consideramos que estas acciones no hacen sino dificultar la convivencia y atentar contra la libertad de expresión y opinión.

Desde este enlace se puede leer la Declaración Institucional firmada el 17 de octubre de 2006 por la que elSenado manifiesta su condena por los episodios de violencia física y verbal queimpiden el libre ejercicio de la libertad política de los representantes del pueblo español.

EL PSOE QUE GUARDA SILENCIO

El incidente nos recuerda una vez más las dos izquierdas que conviven bajo unas mismas siglas. Una leal a unos principios y a la España constitucional. Otra, sectaria, revolucionaria y sin escrúpulos. No resulta exagerado, pues, afirmar que el PSOE vive su particular cuento del Doctor Jackil y Mr. Hyde. El desdoblamiento de personalidad resulta evidente, pero con el agravante de que una parte se ha impuesto a la otra relegándola al silencio. Poco o nada sabemos ya de lo que piensan militantes del partido como Rosa Díez, Nicolás Redondo Terreros o Alfonso Guerra. Los barones han ido poco a poco retirándose. Primero fué Bono, luego Vázquez autoexiliándose al Vaticano y en último término Rodríguez-Ibarra.

Muchos son los socialistas que están poco menos que horrorizados ante el desconcertante rumbo tomado por Zapatero. Pero antes que levantar la voz y así beneficiar al Partido Popular con sus críticas, prefieren rezar en la intimidad y tan sólo destapar sus pensamientos en los círculos más próximos. Suponen que antes o después las urnas le pasarán factura al liberticida presidente del Gobierno que nos ha tocado en gracia. Pero, ¿y si eso no ocurre? ¿Han pensando realmente en el desastre de país que pueden dejar como legado a sus hijos? Hay muchas cosas que están por encima de la fidelidad a un partido político. La principal: no ser cómplices de un futuro dantesco. Y ese PSOE que guarda silencio lo es al no hacer frente a tan funesto proceso revolucionario.

No hay comentarios: