16 septiembre 2006

La criptonita de Zapatero

14 de Marzo de 2004, elecciones generales 3 días después de los fatales atentados islamistas en Madrid. Un incrédulo José Luís Rodríguez Zapatero se convierte en presidente del Gobierno de forma sorpresiva ya que todas las encuestas le daban como claro perdedor.

Era un pájaro, no. Era un avión, no. Era el hombre de las cejas en V invertida que comenzaba su mandato, la era ZP. Como buen progresista se apoyó en el talante y en su socialismo de nuevo milenio. Rompió relaciones con EEUU, abriendo nuevos horizontes encaminados a republicas bananeras, países islamistas y gobiernos anti-yanquis. Jugada peligrosa que con el tiempo veremos donde desemboca. No se si es mas preocupante contar en tus filas con amiguetes de la talla de Chavez, Castro, Evo y Mohamed VI o por el contrario no estar en la lista VIP de Condolezza y Jorgito Bush.

Hoy en día la ideología de cada individuo es importante pero ni mucho menos es el motor que mueve el mundo. Siendo lo mas realista posible, debemos recordar que las sociedades avanzan basándose en lo que cada uno de sus miembros es, no basándose en lo que piensan. El comunismo murió porque la naturaleza del ser humano escapa del colectivismo, el individuo es egoísta y corre para ser el primero. Ya casi no quedan atisbos del lenguaje de Mao o el Che por el mundo, y lo que queda se encuentra en fase términal. Con esto quiero decir que no es bueno sobrealimentarse con términos como Alianza de Civilizaciones o posicionarse con pañuelo palestino al cuello.

Debemos de tener claro que la gran parte de los países islámicos, por ejemplo, necesitan de una profunda revolución interna tanto a nivel religioso como gubernamental. Si los marroquíes o los liberianos llegan en pateras o cayucos a la península es fundamentalmente porque sus gobiernos son corruptos y los presionan hasta asfixiarlos. De igual manera, la intransigencia de la religión islámica se convierte en dogma de fe para ataques en principio injustificados. Por todo lo anterior, no veo adecuado asociarse o aliarse con países que siguen teniendo su propio tejado lleno de piedras.

Un presidente de gobierno, al igual que Superman, debe sobrevolar los conflictos sopesando su trascendencia y dándole la importancia que se merece. Un factor que puede acabar debilitando a ZP, a parte de su cara de bobalicón y engreido, sería la manga ancha con respecto a algunos de los temas relatados anteriormente.

Sinceramente, ya no confío en ZP. Hay mas abucheos que aplausos en sus 2 años al frente del Ejecutivo pero ciertos hechos que se han ido produciendo en las últimas semanas como el vergonzante viaje express en un avión del ejercito con destino Londres para comprar con su mujer e hijas en Harrods, las vacaciones familiares en Lanzarote a cuenta del Estado (es el único dirigente europeo cuyas vacaciones serán costeadas por las Arcas Públicas), la creación de su propio ejercito al estilo Sadam Hussein o conde de la Edad Media y la nada imparcial ampliación de la ley sobre la memoria histórica puede convertirse en críptonita que acabe dilapidando su hasta el momento armadura de latón.

No hay comentarios: