28 agosto 2006

¿Como trata el PSOE a los inmigrantes en España?

Se les da un trozo de pan, un billete de bus y se les abandona en alguna ciudad española a su suerte. Esto es lo que hace el gobierno de ZP con su política de inmigración y "Papeles para todos". Las comunidades más afectadas, las gobernadas por el PP y es que el PSOE fleta aviones y barcos hacia estas comunidades autónomas para generar mal ambiente. Lo que sucede es que los gobiernos del PP en esas comunidades, atienden perfectamente a sus necesidades y derechos más elementales, cosa que el PSOE NO hace. Aquí está la verdadera esencia de la izquierda española: cargada de tópicos con los que atacar, inundada de una demagogia insultante e incapaz de hacer nada con el serio problema de la inmigración.

El gobierno español solo se preocupa de las estatuas del General Franco, de la Alianza de "sus" Civilizaciones (que nadie sabe que es aún), de los derechos del mono, etc. ZP sigue de vacaciones con su Sonsoles, Pepiño Blanco se encuentra debajo de alguna piedra comiendo alacranes, y Caldera como no se atreve a acudir por su Salamanca natal (por el tema del archivo histórico de la Guerra Civil Española) se oculta por la Comunidad Valenciana. En fin, este es nuestro gobierno. Gobierno nacido en los atentados del 11-M.

El debate acerca de la inmigración en España se encuentra viciado de manera alarmante. No debería ser así, ya que se trata de uno de los problemas más acuciantes que está atravesando España y que, en los albores del siglo XXI, se manifiesta como una cuestión seria de cara al futuro más inmediato. De diferentes maneras, la izquierda española se ha valido de reiterativos tópicos para desdeñar a la derecha liberal, acusándoles sin ningún rebozo de identificar todos los movimientos migratorios. En un asunto de esta trascendencia y responsabilidad, la izquierda española debería despojarse de la demagogia y atender verdaderamente a las tristes circunstancias que se están reflejando en las fronteras españolas.

Está comprobado que si la inmigración funciona de modo ordenado y legal, todos salen beneficiados: los inmigrantes que logran mejorar sus vidas, los empresarios que los contratan y la sociedad que los recibe. Pero esta situación que describo está completamente alejada de lo que estamos presenciando durante este verano: llegadas incesantes de inmigrantes alentados por la vacua política de un Gobierno que trató de demostrar con aquel ?papeles para todos? que la izquierda española es garante del respeto y la solidaridad con los más débiles, amén de asegurarse un posible aumento de los votos en futuras elecciones, y que el dogmatismo de la derecha, en cambio, no permite un avance positivo.

Nada más lejos de la realidad. Esta medida febril está dando como resultado -que lo vea quien lo quiera ver- la triste y desgraciada historia de unos inmigrantes que arriesgan una vida que creen no tener, por la esperanza de encontrar una verdadera vida cargada de sueños. Muchos lo consiguen, otros quedan a medio camino. Y, por añadidura, se está produciendo un incremento de las mafias, alentadas por la pérdida de fortaleza de las fronteras.

6 comentarios:

Cespedes-La Rioja dijo...

Esta inmigración es la destrucción de un país construído durante miles de años. Nadie hace nada por evitarlo, ni se buscan responsables.

Poyeya dijo...

Estamos ante el verdadero y gran drama humanitario del siglo XXI y a nosotros españoles, nos toca vivirlo en primera fila.

Ese drama humanitario, sin precedentes, se llama inmigración masiva.

Hoy, un recién nacido ha llegado muerto por hipotermia en una patera. Desde el lunes, humillantes e interminables colas se están formando ante todos los ayuntamientos de España.

El gobierno del PSOE ha inventado la figura políticamente correcta del "empadronamiento por omisión", pero la historia recordará a los ZPlus, a los Caldera y a las Rumi como "los asesinos por omisión". Y les cuadra.

Antonio Velasco dijo...

El tráfico de personas siempre ha sido muy lucrativo. Por una parte, en los siglos pasados se comercializaban con aquellos barcos negreros camino de América, la tierra de los blancos.

Una vez allí, se convertían en esclavos (mano de obra barata, tan barata que sus dueño podían disponer hasta de sus vida).
Hoy en el siglo XXI la cosa ha cambiado y son esos negros, (dicho sin querer ofender a nadie), los que huyen de aquellos mismos países para alcanzar las costas de los blancos y convertirse en mano obra barata, un chollo para los empresarios.

Lo curioso del caso es, ver como un estado soberano, me refiero al nuestro, pretende controlar las costas de esos países (Senegal, Mauritania etc...) para evitar que salgan de ella en esos callucos.

El gobierno ZP es incapaz de impermeabilizar nuestras costas, de hecho más de una vez se ha presentado una patera en una playa sin ser advertida por nadie, siendo los propios bañistas los que han avisado a la Guardia Civil de tal hallazgo, y pretendemos controlar las costas de otros países.

a inmigración que nos entra por mar se calcula en un 10%, el resto entra libremente por las fronteras que son fácilmente controlables.

En ocasiones pienso que el Quijote solo se podía haber escrito en España.

Anónimo dijo...

El "talante" humanitario de Zapatero y de su banda de desaprensivos e inútiles, debería de ponerse de manifiesto en tener más respeto a los derechos humanos de los inmigrantes: ni les dicen cómo regularizarse, ni les dicen que deberán irse. La absurda figura "políticamente correcta" del "empadronamiento por omisión" (¿para cuando el "pago a Hacienda por omisión"?) es todavía más absurda, cuando el problema final no es la hoja de empadronamiento? sino el contrato laboral a presentar por un patrono.

Vamos a tener colas de cientos de miles de inmigrantes que han peleado para obtener un "empadronamiento por omisión", más o menos falso, pero que, a fin de cuentas, no les servirá de nada? por que carecen de contrato laboral.

Qué piensa el gobierno de todo este caos que él mismo ha generado.

Desengañaros: el gobierno SOCIALISTA no piensa. Es autista. Está, mesiánicamente convencido, de que lo está haciendo muy bien, especialmente en este terreno, en donde absolutamente nadie, ni siquiera la SER, se libra de criticar la gestión de Caldera.

El gobierno no piensa, ni en el porvenir de España (con cinco millones de inmigrantes inasimilables por el mercado de trabajo), ni en el de los inmigrantes (literalmente puteados, mareados y zarandeados por los requerimientos exigidos por el gobierno).

Pepe Ortíz - Castellón dijo...

La política del Gobierno central en materia de inmigración es evidente que está haciendo aguas por todas partes y se está mostrando absolutamente ineficaz porque genera grandes tensiones y problemas no sólo a nivel de comunidad autónoma sino también de ayuntamientos como el nuestro de Castellón.

Gracias al gobierno del PP, los inmigrantes gozan de grandes ayudas y solidaridad. El gobierno del PSOE solo les entrega una trozo de pan, les ofrece un billete de bus y los "tira" en cualquier comunidad autonoma, eso sí, solo comunidades donde gobierna el PP.

Los inmigrantes deben saber que en estas comunidades se les va a tratar cordialmente y se les ofrecerá toda la ayuda posible, eso sí, ellos por su parte también deberian colaborar con el estado español reguralizando su situación y colaborando económicamente con las instituciones que ahora mismo les ayudan.

El PSOE y Zapatero abandonan a su suerte a los inmigrantes.

Anónimo dijo...

Toca dar la cara.

El "coladero de Europa" en que se han convertido las fronteras españolas va a ser el tema sobre el que el ministro de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, va a tener que dar muchas explicaciones.

Espero que sean verdad ya que como se sabe, este Ministro miente más que habla. Se vió el 11-M.