03 agosto 2006

Aeropuerto de El Prat. Otra incompetencia socialista

El Gobierno socialista vuelve a dar muestras de su incapacidad absoluta para gestionar el país frente a la escandalosa crisis de más de cuatro días en el aeropuerto de Barcelona.

El presidente del PP en el Parlamento de Cataluña, Josep Piqué, ha criticado muy duramente a la Generalitat por su incompetencia en la gestión de la crisis del aeropuerto del Prat de Barcelona. Ha denunciado la "nvisibilidad del Gobierno catalán por no actuar y no reclamar al Gobierno de ZP que desbloqueara el conflicto y ha exigido al Ejecutivo español dimisiones y destituciones por su responsabilidades en el caos del aeropuerto.

Piqué considera extraordinariamente grave el caos vivido en El Prat, por lo ha asegurado que el Parlament habría hecho un mal servicio a la ciudadanía y tendría un tristísimo papel si no se hubiera realizado la comparecencia de hoy de cinco consellers ante la Diputación Permanente.

Al igual que sucedió en el Carmel, la respuesta --de la Generalitat-- no ha sido la adecuada y llena de falsedades.

Aunque ha imputado la principal responsabilidad al Gobierno central del PSOE, ha criticado que el ejecutivo catalán no exigiera respuestas rápidas al español como una reunión urgente de la Junta de Seguridad y se evitara "un delito" que ahora ya está investigando un juzgado. Insistiendo en ello, Piqué se preguntó "que hubiese hecho el Gobierno catalán si el Gobierno español no
fuera socialista".

Piqué también criticó que el ministro de Industria, Comercio y Turismo, José Montilla, no actuara y pregunta si "¿le han visto? A lo mejor estaba muy ocupado demostrando que puede sonreír o saliendo en las revistas del corazón". También criticó el argumento utilizado por el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba (el mentiroso), justificando la no intervención de la Guardia Civil para desalojar las pistas por la presencia de queroseno en los aviones.

ZP actuó nuevamente con la dejadez y el pasotismo que le caracteriza por no "actuar" frente al bloqueo del segundo aeropuerto español y el décimo de Europa. Precisamente, en cualquier país serio se habría producido la destitución del delegado del Gobierno, Joan Rangel, al que pide que por vergüenza torera dimita y se marche de una vez.

La actuación del Gobierno socialista y la percepción de la ciudadanía es que la Generalidad ha sido invisible al no recalmar la actuación de las fuerzas de seguridad del estado para desocupar las pistas, porque estaban cometiendo un delito (según la jueza que lleva el caso, de secuestro) ya que afectaba enormemente a la seguridad aérea y podría haber ocurrido una catátrofe.

Ante la discreción de las actuaciones del Gobierno zapateriano esgrimida por la consellera de Salud, Marina Geli, Piqué le dijo que "en política, es lo que parece" y "ha parecido que la Generalitat no existía". "Lo que menos falta hacía era discreción, había quedar imagen de gobierno".

Piqué focalizó sus críticas sobre el presidente catalán, Pasqual Maragall, y le animó a "hablar" cuando "vuelva de una de sus intermitencias" de vacaciones. También criticó el papel del conseller de Relaciones Institucionales, Joan Saura, por no "volver a su despacho a trabajar" cuando se quedó bloqueado en El Prat cuando se iba de vacaciones.

No hay comentarios: