24 julio 2006

Los temores de Rubalcaba y Pepiño Blanco

Así lo han asegurado en privado fuentes solventes del Gobierno y del PSOE, donde el ministro de Interior, Rubalcaba, y el secretario de Organización de los socialistas, Pepiño Blanco, han confirmado su preocupación creciente por el deterioro del proceso negociador recién abierto y por el riesgo de un fracaso prematuro que echaría por tierra la viga maestra del castillo de naipes con el que ZP pretende culminar la legislatura de despropósitos y llegar a las elecciones generales en las mejores condiciones posibles (que esperemos que no se cumplan por el bien de todos).

Las palabras de Blanco en las que advertía públicamente del riesgo de un fracaso de las negociaciones con ETA para culpar al PP (como siempre) de esa eventualidad no fueron fruto de una estrategia informativa, ni de un mal momento o error de cálculo, sino que, más bien al contrario, reflejaban el estado de ánimo del dirigente socialista, que había confesado a algunas personas de su entorno de estar asustado "estoy acojonado" por el mal cariz de las negociaciones. Y en concreto por las últimas iniciativas de ETA (las cartas de extorsión y los desplantes de "Txapote" en la Audiencia Nacional) y los desafíos de Batasuna que, tras conseguir la foto con Patxi López en San Sebastián, rectificaba su compromiso de aceptar su legalización con otras siglas y pedía la anulación de la Ley de Partidos a la vez que exigía la convocatoria urgente de la mesa de partidos para que las conversaciones políticas se desarrollaran de manera simultánea a las oficiales de ETA y el Gobierno.

El temor y la preocupación de Blanco lo comparte en el Gobierno el ministro Rubalcaba (el mentiroso) y otros compañeros de Gabinete: Sevilla, López Aguilar, así como los sectores más moderados del PNV, con Josu Jon Imaz a la cabeza, que empiezan a considerar que ETA ha salido beneficiada de la puesta en marcha del proceso negociador y que el sector más duro e intransigente de la banda, liderado por "Cheroki", está imponiendo su posición, de la misma manera que los dirigentes más radicales de Batasuna, los que publicaron en el diario Gara los compromisos iniciales del Gobierno y ETA, han obligado a Otegi ?que se atrevió a desmentir al diario portavoz de ETA? a rectificar y endurecer su posición.

El único que permanece optimista en todo esto es, como siempre, el Zapatero, que está convencido -porque así se lo dicen sus informes del CNI- de que ETA no tiene marcha atrás y ya no podrá volver a matar después del inicio de alto el fuego, aunque no descartan que ponga en marcha otras muchas acciones, como los llamados atentados de baja intensidad, nuevas cartas de extorsión o la reaparición de la kale borroka, cosas que están ocurriendo a título de advertencia a los negociadores del Gobierno.

Sin embargo esta crisis, que mantiene sobre ascuas encendidas al PSOE y al Gobierno, aparece difuminada ante la opinión pública en pos de un remanso veraniego o una zona de silencio -que por ahora no consienten ni ETA ni Batasuna- y sus exageraciones tanto en la política internacional por causa de la guerra del Líbano como en la nacional, con referencia al debate en curso de la Ley de Memoria Histórica, al que es ajeno la gran mayoría de los ciudadanos. Porque no es irritándose sobre las discusiones del pasado o reabriendo el caso del 11-M, como hace su aparato de propaganda, como conseguirán los dirigentes del PP centrar ante la opinión pública el núcleo duro de la crisis institucional española que va del Estatuto catalán a la negociación con los asesinos de ETA-Batasuna.

Es verdad que si la negociación con ETA llega a un punto insalvable de bloqueo, tanto a ZP como al PSOE siempre les queda el recurso de adelantar unas elecciones para pedir un amplio apoyo social, culpando al PP (como siempre) del fracaso negociador, como ya empezó a hacerlo Pepiño Blanco entre temeroso y calculador.

Mientras tanto Zapatero busca la foto con las Juventudes socialistas de Israel tras las crisis por la metedura de pata del pañuelo palestino

Con la crisis diplomática todavía abierta, ZP ha invitado a La Moncloa a las Juventudes Laboristas israelíes en un intento de buscar la "centralidad" que en los últimos días le ha exigido el PP. A las declaraciones de Zapatero contra Israel se sumó su fotografía con el pañuelo palestino y la convocatoria de manifestaciones por parte del PSOE en las que se gritaron consignas antisemitas. Todo ello le valió la crítica de Israel por ponerse del lado de los terroristas. Ahora, el jefe del Ejecutivo busca la foto con los jóvenes socialistas. También se la hará con las Juventudes palestinas de Al Fatah.

Mariano Rajoy que clausuró la Escuela de Verano que el PP ha celebrado en Santander, se mostró especialmente crítico con la política exterior del Gobierno que, en lugar de ser la propia "de un país civilizado y de gobernantes normales en la UE", dijo, se parece a la de "Fidel Castro, Hugo Chávez y Evo Morales". "Se está haciendo una política de gente estrafalaria y de progres antiguos", censuró el líder de los populares, que tildó de "gracieta de progre de pacotilla" el gesto de Zapatero al ponerse un pañuelo palestino. "Probablemente crea que eso le dé votos".

6 comentarios:

El Cerrajero dijo...

Tendría algo de justicia poética: el terrorismo puso a Rodríguez el Traidor en La Moncloaca y el terrorismo lo quita.

Nicholas Van Orton dijo...

Estoy de acuerdo con tu opinión: lo único que pretende ZP es encontrar el momento oportuno para convocar nuevas elecciones. Entre los desplantes de ETA, la oposición del PP, las múltiples salidas de tono del gobierno del PSOE y las encuentas reales, no las que le preparan los palanganeros, ZP sabe que le espera un otoño crítico. Espero que así sea.

Martha Colmenares dijo...

Hola querido Vengador, pues aparte de estas amistades, mira que ZP ?llegó al poder gracias a la ayuda que le brindó Bin Laden?. Lo dice un chileno en misiva que le envia, casualmente en mi sección del martes en el Noticiero había comentado que "se congracia con estos Bin Laden", refiriéndome a los miserables etarras. Un abrazo de una venezolana por el MAZP

María Nieves dijo...

Que se cierre la comisión del 11-M sin que los españoles sepamos con claridad qué fue lo que pasó aquel día y quién o quiénes son los responsables de segar la vida a doscientas personas me resulta inexplicable y una falta de atención y respeto hacia las víctimas.
Hay algo que los españoles no podemos olvidar, la famosa frase de Rubalcaba que decía: «España no se merece un Gobierno que mienta y queremos saber...» Poco después, Rubalcaba pondría en marcha toda la maquinaria para vetar comparecencias, para que no se aclare lo sucedido, para mentir. Y para acabar con esta falaz comisión tenemos que oír, por un lado, al Partido Socialista inculpando al Partido Popular y, por otro, las deplorables conclusiones de ERC, inculpando al señor Aznar.
Confío en que la justicia actúe libremente y aclare todo lo sucedido.
Decencia y honor.

MANUEL ALVAREZ dijo...

He visto en prensa que está siendo una mala semana en las relaciones de los socialistas con el entorno de ETA. Hay debate interno en la banda, entre los duros y los blandos. Se discuten muchas cosas de fondo, una de ellas sobre el anuncio de entrega de armas y el arsenal de explosivos, tanto en España como en Francia.

De acuerdo con las fuentes consultadas por ECD, los etarras no ceden un milímetro en la reivindicación de Navarra. En cuanto a la autodeterminación, estarían dispuestos a aceptar alguna referencia ambigua y genérica (del tipo de la última declaración de Zapatero, cuando anunció el inició de la negociación con ETA).

La banda terrorista mantiene que los presos de ETA no deberán estar más de cinco años en prisión. En esta materia, se darán algunos pasos aprovechando la "calma chicha" de agosto, cuando España esté de vacaciones.

Las fuentes políticas a las que ha tenido acceso El Confidencial Digital apuntan que la situación es complicada en estos momentos. Y añaden que hasta el propio Rodríguez Zapatero está nervioso y duerme mal. Se le vio con mala cara el lunes, cuando, sobre las diez de la mañana, acudió a la sede federal del PSOE, en la calle Ferraz, para mantener una reunión con José Blanco.

Jorge Juan dijo...

Es cierto que al PSOE en estos últimos meses se le están complicando mucho las cosas, pero a pesar de eso, que nos perjudica a todos GRAVEMENTE (ej subida de hipotecas, de precios, etc), mucha gente lo apoya y les aplaude.
¿Vivimos en un país de locos?
VISITAD MI BLOG: http://jorsj.blogspot.com