16 junio 2006

EL FASCISMO VIOLENTO SE IMPONE EN CATALUÑA GRACIAS A ZP

Radicales catalanes, promovidos y amparados por los medios y los políticos de PSC, CiU y ERC, tratan de callar la voz de los no nacionalistas boicoteando sus actos y agrediendo a los que no piensan como ellos. ¡¡¡ ESTO ES EL ESTATUTO CATALÁN !!!

¿Qué significa el nuevo Estatuto para Cataluña? Lo estamos viendo estos días en sus calles. Es la exclusión sistemática del Partido Popular de la vida política. Una exclusión que se pretende ejecutar con una persecución pública de las actividades políticas de los populares; y que es el efecto directo del nacionalismo más feroz y de la puesta en práctica del pensamiento único.


Los insultos, las agresiones, las intimidaciones que está sufriendo el Partido Popular en Cataluña son la prueba ?sin errores? de que no hay democracia real en Cataluña. En esta comunidad autónoma no hay libertad, no hay respeto a los demás, no se respetan los principios básicos de la democracia. Cuando en el mapa político alguien se sale del guión oficial, se le cataloga como enemigo del régimen y entonces comienza una auténtica tortura con el único objetivo de hacer desaparecer del mapa a todo enemigo del nacionalismo.

Las reacciones políticas que hemos escuchado son desoladoras. La mayoría de ellas justificando las agresiones al Partido Popular por estar en contra del Estatuto. Algunos condenando lo ocurrido y otros ?como Maragall (PSOE)? diciendo que le sabe mal por Mariano Rajoy. Es cierto que ese puede ser un motivo; pero la verdadera razón de fondo es que en Cataluña no hay democracia. Y la violencia se permite ?cuando no se azuza? desde los entornos socialistas, convergentes eindependentistas. Ciertamente el régimen político que se vive en Cataluña tiene un carácter soviético en el sentido más duro del término. ¿Dónde está la consejera de Interior? ¿Dónde está el presidente del Gobierno que no ha dicho nada sobre la ausencia de democracia sobre una parte de lo que ?por poco tiempo? sigue siendo la España constitucional?

La persecución que está sufriendo el Partido Popular en toda Cataluña forma parte de la estrategia del Tinell. "Leña al mono" hasta que desaparezca. Los populares son perseguidos para colocar en la clandestinidad sus ideas porque molestan al régimen catalán. Por ello los dirigentes populares no pueden bajar la guardia; no pueden empobrecer el discurso. Ahora más que nunca sus militantes y sus votantes tienen que encontrar en los dirigentes del PP un mensaje claro y consistente; sin matices y sin recovecos.

Y es que la izquierda al final vuelve donde sólo sabe. A la violencia callejera, a la agresión y al insulto. Como en el Prestige, en la guerra de Irak o en el 11-M, la izquierda vuelve a la calle a intimidar a los demócratas. Y es que la democracia molesta al totalitarismo.

2 comentarios:

Hispanicus dijo...

Más que fascismo es marxismo puro y duro que es peor, un comunismo camuflado en ERC-CIU-PSC-PSOE que ya no debería existir (el psoe dejo en teoria de ser marxista en el 79) pero que vemos con sus actitudes totalitarias y nacionalistas como separece cada vez más a los republicanos de años antes de nuestra guerra civil.

El PP tambien tiene parte de culpa en lo que está pasando por no oponerse con total rotundidad al estatuto, se está partiendo España y para mi desgracia me está tocando verlo con mis propios ojos.

Un saludo

aslanfirst dijo...

Un siamés en la Moncloa
Era un hombre con dos cabezas: durante el día daba dinero para que se manifestaran los homosexuales contra la Familia, en desprecio e insulto a los católicos y contra la visita del Papa y por la noche se disfrazaba de talante y acudía a Valencia a saludar al Papa con todo afecto.
Por el día: atacaba y desmembraba a la familia; decidía someterse a los terroristas mientras abandonaba a las víctimas (su único mérito ha sido ganar portadas cometiendo bárbaros y sangrientos asesinatos); imponía en todos sitios su religión (el laicismo feroz) sin piedad, con alevosía y preparándolo todo con nocturnidad; llamaba mentirosos a sus adversarios mientras asentaba su plan (= mantenerse en la cresta de la ola bajándose a los católicos ¿o no?) sobre medias verdades y grandes mentiras (como el 11m, el prestige, la guerra de Irak/Irán); seguía una política de dividir (asociación de víctimas del terrorismo, concapa y educadores religiosos, contramanifestaciones, eventos paralelos...)
Por la noche: hablaba siempre del respeto a los demás; de que los otros mienten, de que todo era familia: no importa cómo quieras, a quien quieras o lo que quieras (con todos los efectos jurídicos: ¿a dónde va eso?); de que hacerse un montilla es normal, de que el todo-pa-mí del famoso Estatut hace una España mejor; de que los criminales no son los que matan niños justo antes de nacer, o personas muy enfermas (eso sí, para que no sufran, como hacía yo con mis lagartijas), o los que se dedican a poner bombas o a pegar tiros en la cabeza (ETA) sino los fumadores o los que van a más de 90 kmts por hora en la ciudad; o los homosexuales que buscan adoptar un pobre niño, después de prometerse amor, delante de una persona puesta por el estado y que, con esa medida, España es más decente. Y que quiere que la tele (su tele, la que él controla) se encargue de cubrir su entrevista con el Papa; que busca por todos los medios aparecer junto al Papa durante su visita a Valencia (España).
Era un hombre con dos cabezas, pero lo sabía. También lo sabían en su casa y pensaban cómo era posible que llegara a donde había llegado, en contra de todo pronóstico, de toda capacidad, de todo sentido común, de todo proyecto de estado, de toda ley, de toda conciencia. Nunca mais.