10 junio 2006

Carta de respuesta de una victima del terrorismo

A la pregunta de Zapatero: "¿Dónde está la línea roja?"

"Sr. Presidente he recibido una carta en la que usted, personalmente, me solicita que marque la línea roja de las concesiones a los presos de ETA y no sé qué decir, así que he pensado que le expongo mi caso y usted mismo me ayuda a determinar esa línea roja:

Imagínese que un día le dice usted a su mujer, Sonsoles, que necesita una corbata nueva y van sus dos hijas y Sonsoles a un centro comercial, mientras usted se queda en casa viendo el partido del Barça.

ETA pone una bomba en el centro comercial. Después de preguntar en varios hospitales ubica a Sonsoles y a su hija menor ingresadas en uno de ellos.

La mayor se da por desaparecida en un primer momento; luego aparece algo que no se puede llamar cadáver que permite determinar un ADN que confirma su muerte.

Sonsoles muere después de permanecer 10 días en la UCI. Su hija la menor recibe el alta después de más de seis meses de hospitalización. Deberá seguir acudiendo a aprender a manejarse con las prótesis, pues perdió una pierna y un brazo.

¿Dónde pondría usted la línea roja, Sr. Presidente?"

PÁSALO!!!!!

2 comentarios:

Josep Vargas dijo...

Solo por eso la sociedad democrática española está en deuda con ellos. Una deuda que Zapatero y el PSOE pretenden pagar sometiéndoles a un nuevo atentado. Porque traicionar la justicia en la que confiaron, para pactar con ETA y no castigar a los verdugos, ni a sus prolongaciones logísticas, propagandísticas o políticas, es atentar otra vez contra ellos.

Anónimo dijo...

Pena de muerte a los terroristas y a sus complices.
¡BASTA YA!