29 mayo 2006

Separatistas asturianos piden asesinar españoles

La política de rendición de Zapatero ante la banda terrorista ETA y todo su entramado político y social está alentando la radicalidad de la izquierda en todo el territorio nacional.

Hace unas semanas veíamos como miembros de Izquierda Castellana agredían a la responsable de Protección Civil en la Comunidad Autónoma de Castilla-León, la popular Cristina Gredilla.

También hemos asistido a la proliferación de banderas anticonstitucionales de la II República en los actos convocados por la denominada izquierda moderada a la vez que asistimos al comienzo de una campaña organizada por la izquierda contra la visita del Papa a Valencia; en la campaña se pegarán más de 5.000 carteles en los próximos días bajo el lema "Yo no te espero", ofendiendo los sentimientos religiosos de millones de españoles.

Vistos los antecedentes no son de extrañar los nuevos carteles que la izquierda asturiana ha puesto en circulación invitando directamente a matar españoles.

La campaña se basa en la modificación de un cartel del partido político Democracia Nacional en el que se solicitaba el derecho de prioridad nacional en el acceso a un puesto de trabajo, cartel que este partido insertó en la sección de publicidad de este mismo periódico, Minuto Digital, y que todos ustedes pudieron ver antes del 1º de mayo; pues bien, la izquierda ha empapelado Asturias con la modificación del mencionado cartel al que acompaña la leyenda:
"Si hay que matar a alguien: los españoles primero".

Los carteles aparecen, como es lógico, sin firma.

Como contraste, la misma izquierda organizó una conferencia el pasado viernes 12 de Mayo en Asturias con el título: «Represión y movimientos sociales», impartida por Mikel Korta, procesado por terrorismo en la Audiencia Nacional en el sumario 18/98, juicio que lleva cinco meses celebrándose y cuyo tribunal aún no ha emitido sentencia. La conferencia se celebró en el local de la organización Cambalache, en Oviedo, y según los organizadores de la misma, fueron objeto de una agresión al lanzar personas no identificadas, que ellos relacionan con lo que denominan ultraderecha, una bengala pirotécnica en el interior del local donde se desarrollaba la charla.

Estamos por asegurar que lo de la bengala no es cosa de la derecha, e imaginamos que los autores habrán sido fieles seguidores de la izquierda acatando las consignas del cartel que mencionábamos hace unas líneas, ya que Mikel Korta y los que le escuchaban son, además de simpatizantes etarras, y aunque no lo quieran, españoles.

No hay comentarios: