22 mayo 2006

El PSOE y su forma de gobernar. Memoria histórica.

La bajada de pantalones del gobierno español ante los ataques del boliviano, Evo Morales, a empresas españolas, o el silencio oficial, interpretado por la opinión pública como "aprobación", "debilidad" o quizás"cobardía", es el último error del gobierno que preside José Luis Rodriguez Zapatero (ZP), un error que tendrá consecuencias electorales y que se traducirá, en pérdida de votos.

Pocas veces la prensa española ha sido tan unánime como hoy al reaccionar contra el anuncio de Evo Morales de pedir al BBVA que devuelva sus acciones de Repsol. El Mundo. ABC, El País y La Razón han redoblado su cobertura informativa y han destacado esta noticia como la más importante del día. Los noticieros de radio y televisión y las decenas de tertulias de los medios audiovisuales han destacado la información y han cerrado filas en defensa de las empresas españolas agredidas por el líder indigenista boliviano, que quiso ser vendido por el gobierno como un amigo de España y está resultando ser un adversario descontrolado.

En las actuales circunstancias de duro enfrentamiento político entre el gobierno y la oposición, es sumamente difícil encontrar en España un asunto informativo que sea tratado con unanimidad por los medios. Evo Morales lo ha conseguido y esa unanimidad mediática en defensa de las empresas acosadas por el "amigo boliviano" de ZP aparece ante los ojos de los españoles como un insólito y ridículo espectáculo.

El anuncio del Ministro de Economía español, Pedro Solbes, de pedir que Bolivia compense al BBVA es la única voz del gobierno que ha sonado en cierta sintonía con la opinión pública, distanciada de la complacencia o del silencio débil de Zapatero, Rubalcabra y sus adláteres ante la voracidad nacionalizadora y reivindicativa del campesino Evo Morales, cuyas actuaciones violan no sólo las leyes y costumbres internacionales, sino también pactos bilaterales concretos.

Los estrategas del PRISOE, preocupados ya por la sangría de votos que representan actuaciones tan impopulares del gobierno como los nuevos estatutos de Cataluña y Andalucía, la débil negociación con ETA, las alianzas con los nacionalismos extremos y los tropiezos en política exterior, están que tiemblan con la nueva asintonía entre el liderazgo político y el electorado español, que el año próximo tiene cita con las urnas en unas cruciales elecciones municipales.

La política española está llegando a unos extremos realmente preocupantes en la sociedad española. ZP, Rubalcabra, y el resto de esta pandilla pone a España entre unos de los países más estrambóticos de Europa. Todo el trabajo conseguido por el anterior Gobierno presidido por José María Aznar se ha volatilizado relejando a España a niveles de los países del tercer mundo ( o el cuarto).

Me parece increíble que la gente tenga tan poca memoria histórica y no recuerde los miles de casos de corrupción del PSOE, GAL, escuchas telefónicas, el caso Juan Guerra, caso FILESA, TIMES SPORT, casas financiadas por la UGT, Roldán, BOE y podríamos estar escribiendo días y días.

1 comentario:

El Cerrajero dijo...

Fórmula $ociata:

Désele a la peña aborregada
En vez de pan, drogas
y botellón en lugar de circo romano
así serán dóciles gilipollas
bajo el yugo del Gran Hermano.