01 marzo 2006

ESPAÑA SOMOS TRES

Efectivamente España ya somos tres, Arán, Cataluña y el resto. No hay que salir del título preliminar del proyecto de Estatuto catalán, que impulsó Zapatero y los socialistas catalanes, para confirmar que contrariamente a lo que ellos mismos refrendaron en 1978 "-indisoluble unidad de la Nación Española,-", ahora proponen que "Cataluña es una nación" "-y reconocen Arán como una realidad nacional-". O sea que se puede dividir una nación en tres sin consultar a los divididos, como exige la Constitución.

Justamente por eso, para que nos consulte ZP, ya hemos firmado dos millones y medio de españoles. Una iniciativa similar llevó a cabo Romano Prodi, el líder de la izquierda italiana, para evitar la secesión del norte de su país y recabó 700.000 firmas en una nación con quince millones de habitantes más que la nuestra. Votar es secreto, pero poner tu nombre y apellidos a una protesta pública es más difícil, sin embargo en España el resultado es ya espectacular.

Cuando el mundo avanza inexorablemente hacia la globalización, la supresión de fronteras y la armonización en todos los ámbitos, en España nos pierde el aldeanismo, el localismo y las crecientes imposiciones nacionalistas que cada día más ciudadanos padecen.

A la vez que abandonamos la peseta por el euro, cedemos competencias fundamentales a la Unión Europea y desaparece la frontera con Francia --la última nación que intentó conquistarnos-- en el interior patrio aparecen fronteras que ni siquiera tuvimos en el medievo.

Arán, Cataluña y resto de España tres naciones y un emperador, Zapatero.

El desarrollo legal del Estatuto catalán puede suponer que un castellonense pueda abrir un negocio en Nueva York o Tokio pero no en la vecina Tarragona por no acreditar el requisito lingüístico.

Mientras los permisos de conducir de los ciudadanos rumanos ya se han homologado a los de aquí, a pesar de que todavía no forman parte de los veinticinco países de la Unión Europea, los nuestros podrían dejar de valer en Cataluña merced a la nuevas competencias que se atribuirán al gobierno de Carod Rovira y Maragall.

1 comentario:

Martha Colmenares dijo...

Amigo Vengador:

Manu Chao es un ejemplo de infección artística. Y anoche estuvo en nuestro país, Venezuela, para infectarnos con sus loas al terrorismo.
He posteado un artículo de Wenceslao, para condenar que ETA le canta a Chávez y a Castro, ese senil asesino de Fidel Castro, que está moribundo y ahora respira por los pulmones de su homólogo tirano, Hugo Chávez, amigos de Zapatero.

Contra ETA, contra el comunismo, y por todos los movimientos anti ZP, pues no podemos permitir el comunismo en nuestros pueblos.
Un abrazo España, Martha Colmenares
¡VALE!